Te encuentras en la páginas de tudirectorio20, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.
Visite Mi rincon

Breaking Bad y Metástasis: mucho más que una simple imitación

Etiquetas: [industria cultural]  [Industria del Entretenimiento]  [netflix]  [Series]  [Transmedia]  
Fecha Publicación: 2014-08-29T00:00:00.000-05:00

Si eres como la mayoría de mi generación, estoy seguro de que estarás o te habrás enganchado a alguna serie de televisión en los últimos meses. Si es así, es probable que entre tus canales favoritos de televisión estén Sony, Warner, FOX, AXN o TBS, o mejor aún, que ni veas televisión, pero tengas una cuenta en Netflix o te guste bajar todo por Torrents porque, pregunto, por qué esperar una semana por un nuevo episodio y de 6 a 8 meses por una nueva temporada cuando podemos vernos toda una serie completa en menos de 1 mes y sin cortes comerciales, ¿no? Yo soy de estos últimos, no tengo ni televisión, pero entre Torrents y series por Streaming me puedo llegar a ver 5 series diferentes al tiempo, y eso sin contar películas.

Algo curioso me pasó cuando vi Prisson Break la primera vez. Me daban desde las 10 de la noche hasta las 5 de la mañana viendo un episodio tras otro, con la promesa de ver el último. Al día siguiente volvía a pasar lo mismo y así, hasta que se acabó la cuarta y última temporada. Eso normalmente no me pasa con otras series. Veo 1 o 2 capítulos de la serie que esté viendo y ya, acabó. Pero ese no fue precisamente el caso de Breaking Bad. Creo que me alcancé a ver más de una temporada completa en una semana, hasta que llegué al momento en que las 2 últimas estaban en producción. Ahí fue un año más para esperar el final de la serie. Cuando acabó, muchos dijimos: 


"Breaking Bad, lo mejor que ha visto mi generación" 

Hoy de hecho no conozco a nadie que no sepa qué es Breaking Bad. Quizás la serie producida por AMC en Estados Unidos sea el equivalente a lo que fue Lost en los 2000, o The X Files en los 90, aunque hay que reconocer que hay otras series que se pelean esa posición, como Game of Thrones, The Walking Dead (no me las he visto, por cierto) y hasta HIMY, aunque esta última sea de humor.

Digo todo esto porque Walter White y Jesse Pinkman como fabricantes de metanfetaminas en Albuquerque, Nuevo México, y toda su red de distribución que se extendía desde México hasta Europa Oriental, y con la cual hicieron varios millones de dólares en efectivo ($$$) y más de un enemigo, con la ayuda de Los Pollos Hermanos, toda esta historia hace ya parte de nuestras vidas. Al sentirla como nuestra, es normal ver reacciones exageradas de cuando se meten con ella. Algo así sucedió cuando los fans de Jericho decidieron enviar nueve toneladas de maní a la CBS para protestar por el temprano final de la serie, o como cuando los seguidores de Veronica Mars financiaron desde Kickstarter una película de la serie.

Una reacción parecida, aunque no con tremedas proporciones, es la que está desatando la llegada de Metástasis. Aunque hay fans de Breaking Bad que reciben la adaptación de Breaking Bad con emoción y desde ya afirman que se la van a ver, hay otros que se sienten ofendidos por lo que les parece una mala imitación que nunca llegará a ser lo mismo que Breaking Bad, por cierto, ganadora de 16 premios Emmy. Además de lo anterior, hay unos cuantos comentarios incendiarios sobre que se vuelve a reafirmar lo de que las series colombianas de televisión solo muestran la cultura narco. Pero, a ver, vamos por partes.


Lo primero es que Metástasis no es una imitación. Es una adaptación, cuyo episodio piloto fue supervisado y elogiado por el mismo Vince Gilligan. Eso mismo hizo Tolkien cuando en su momento se tradujeron sus libros a otros idiomas. En otras palabras, no se trata de un sujeto X tomando el original adaptándolo como a él le parezca, sino que está todo muy bien calculado para que todos los elementos presentes en la obra original encajen con lo que es la cultura a la que está dirigido. Eso explica la presencia de un bus escolar como el primer laboratorio de Walter en Metástasis y no una casa rodante como se vio en Breaking Bad, que el personaje de Jesse se llame José Manuel Rosas, que se hable en millones de pesos en vez de millones de dólares, que los autos tengan placas amarillas y que el acento de los personajes sea algo cercano a lo que llaman de "español neutro", si es que eso existe.

En fin, todos estos elementos que estoy mencionando son solo algunos de los que uno puede llegar a ver en el trailer de la serie. Son esos los elementos los que llaman la atención de quienes se refieren a esta producción casi como un sacrilegio. No obstante, debemos tener en cuenta que todos ellos no son más que símbolos que hacen parte de nuestra cultura como latinoamericanos. ¿De qué otra forma podrían hacer los productores originales de la serie para llegarle a un público potencial de 600 millones de habitantes, o incluso al mercado hispano en Estados Unidos, la tercera población de Latinoamericanos en el mundo solo por detrás de México y Brasil? Nos iban a salir raíces si esperábamos que pasaran la serie en inglés con subtítulos en español en horario familiar entre semana. Llevaron doblada la mejor telenovela brasilera de los últimos años a Colombia y fracasó, o recuerdo que pasaban Smallville y Héroes con doblaje y en horarios nada atractivos (entre semana por la tarde), y ya sabemos lo que pasó...

A las adaptaciones de Grey's Anatomy (A corazón abierto), Nip Tuck (Mentiras Perfectas) y hasta Desperate Howsewives (Amas de casa desesperadas) no les fue mal en Colombia. Iban en horario familiar y al menos alcanzaron a terminar su primera temporada (lo mismo que dura cualquier otra telenovela en Colombia). Por supuesto no continuaron porque no estamos preparados para ver durante 5 o más temporadas una misma producción como en Estados Unidos. Somos otro tipo de público y con una es suficiente. Pero, con todo, quedaba demostrado que las adaptaciones locales pueden tener suceso. Eso además explica en 2013 hayan sido series y no telenovelas las más vistas en Colombia: La Selección y Tres Caínes (material de exportación, por cierto).

Por eso era más inteligente hacer una adaptación local. Con la ayuda de FOX, y la experiencia de haber producido Tiempo Final y Kadabra, no era muy difícil hacer una propuesta que encajara con nuestras raíces y conservara la esencia de lo que es Breaking Bad, que aunque tiene que ver con drogas, no es más de lo mismo a lo que estamos acostumbrados. Es algo muy diferente a El Cartel, El Capo o Escobar, básicamente porque no está basada en hechos reales, y tocaba elementos como una droga de la que muchos no han oído hablar o el dilema de tener un cáncer terminal y querer dejarle algo a la familia. En otras palabras, cumple también con la función de hacer mercadeo social.

Por todo esto es que me parece valiosa una adaptación de Breaking Bad, porque bien trabajada va a ser el primer acercamiento de muchos que como nosotros en algún momento empezamos a ver series nortemamericanas. Mi caso fue así precisamente. La primera serie que me vi completa fue El cartel de los sapos, una serie colombiana, y eso me llevó a ver cuanta serie me recomendaran, entre la cuales hay una que otra producción local como Los Caballeros las Prefieren Brutas, que alcanzó a tener 2 temporadas en Sony Entertainment para Latinoamérica. Y menciono esto último, así como Tiempo Final y Kadabra más arriba, porque en Colombia tenemos excelentes actores, guionistas y directores, gracias a los cuales hemos exportado telenovelas, series y películas desde hace años.




Si seguimos trabajando y apoyando estas producciones, en vez de criticarlas porque no se ven exactamente igual a las originales, porque no nos gustó el nombre que le dieron a un personaje o porque nos parece que promueven la cultura narco, va a ser muy difícil que esas series que tanto nos gustan lleguen a ser vistas en esta parte del mundo y que más gente se acerque por primera vez a las series de televisión que muchos de nosotros vemos desde hace años.


Daniel Afanador

¡Cierra todo lo que estés haciendo y ponte a trabajar!

Etiquetas: [Educación]  [Emprendimiento]  [Vida Laboral]  
Fecha Publicación: 2014-08-22T00:00:00.000-05:00

Eso seguramente te lo debería estar diciendo tu jefe, no un desconocido al que lees por Internet. En todo caso, los 2 queremos lo mismo y es que aproveches mejor el tiempo en vez de pasar tanto en Facebook, en Twitter, revisando el correo, respondiendo mensajes por WhatsApp...en fin. Solo mírate: cuántas aplicaciones tienes abiertas en el celular, en tu computador y cuántas pestañas más hay abiertas mientras lees esto. Y aun así pretendes acabar todo lo que tienes que hacer. La única diferencia entre tu jefe y yo es que él querra ponerte más trabajo para cuando hayas terminado, yo solo quiero que cuando acabes no hagas nada. Piensa en eso: ¿por qué tenemos que estar todo el tiempo buscando algo que hacer, en vez de no hacer nada por una vez en la vida?

Ahora bien, volviendo a lo que nos concierne. Independientemente de si trabajas para alguien, trabajas en tus cosas, estudias o lo que sea, estoy seguro de que tienes algo que hacer en este instante y tienes una fecha límite. No acabarás a tiempo y te empezarás a quejar de que tienes mucho trabajo. Sin embargo, creo que sería más fácil si, como te propongo en el título, cerraras todo y te pusieras a trabajar, en vez de procrastinar y alargar la agonía, ¿no crees? Toma una hoja y anota todas las distracciones que se te crucen por tu cabeza la próxima vez que realices una tarea que te exija concentración (de esto ya había hablado una vez). La primera vez que lo hice alcancé a identificar 14, que iban desde ir a YouTube para ver si la canción que estaba escuchando tenía vídeo, hasta ver si en Amazon vendían un libro X que alguien me recomendó esa semana. ¿De verdad era tan importante y no podía esperar para más tarde?

Igual pasa con los correos. Hay gente que permanece con el Outlook abierto mirando si alguien les escribió en los últimos 5 minutos, o mirando en el celular si algo nuevo ha pasado. Yo me pregunto, ¿acaso la persona detrás de ese mensaje que acabamos de recibir no se puede esperar un rato? Seguro que sí, además también la dejamos de interrumpir para que acabe sus cosas.

Todas estas interrupciones lo único que consiguen es cortar nuestra concentración cuando más la necesitamos. Esto es perder el tiempo, pues mientras recuperamos nuestra concentración pasarán varios minutos durante los cuales seremos muy susceptibles a desconcentrarnos de nuevo, y así nos vamos a demorar más en entregar eso que es tan urgente, nos estresamos y volvemos al título de este post.

La solución a todos tus problemas

Pon tu celular en silencio, déjalo lejos de tu escritorio, cierra todas las ventanas que sean innecesarias en tu computador, y deja abiertas apenas las pestañas que vas a necesitar. Saca una hoja de papel y anota todo lo que se te ocurra hacer mientras haces tus labores. Puedes hacer todo eso cuando acabes. Ahh...y pon música en modo aleatorio. No pierdas tiempo pensando qué canción debería ir después (mi aplicación favorita para eso es Pandora). Ahora, de aquí a los próximos 50 minutos, no te vas a desconcentrar. Y si necesitas de ayuda, puedes instalar una extensión en Google Chrome que te bloquea el acceso a Facebook después de 10 minutos al día. Así que aprovecha mejor tu tiempo y no entres a Facebook cada vez que se te ocurra, sino cuando sea realmente necesario. ¿Es necesario entrar a ver selfies? Lo puedes hacer entre el minuto 51 y 60 que son para descansar.


Todo lo anterior parece aburridísimo. Pero no. Te aseguro que acabarás antes y después de eso podrás ponerte a hacer lo que quieras. Si quieres puedes hasta dejar tu chaqueta en la silla de tu escritorio, tomas un montoń de carpetas y papeles y empiezas a andar por la oficina con cara de estrés. Creerán que estás muy ocupado trabajando en algo importante. Mentiras, no hagas eso. Mi intención con este artículo es que uses bien tu tiempo y no que lo desperdicies.

Consumo selectivo de información

Sobre esto último, algo me llamó la atención en el libro de Tim Ferriss y es que para ahorrar aun más tiempo todos los días nos desconectemos de las noticias, no leamos nunca diarios, ni revistas ni escuchemos radio. A mi me sonó raro, pero tiene lógica. Él parte de que la mayoría (no toda) (de) la información que consumimos es innecesaria. De hecho, si ya llegaste hasta aquí, creo que ya agarraste la idea y podrías irte a leer algo más importante. Pero lo que propone Ferriss es más o menos eso. Busquemos solo información que nos vaya a ser útil. ¿A mí que me importa que Israel esté acabando con Palestina? Suena desalmado, pero lo cierto de todo esto es que simplemente podríamos dejar de ver noticias y esperar que alguien más nos las cuente.

Qué tal ir en el bus y preguntarle al de al lado:
-Oye, hoy no pude comprar el periódico, y no veo noticias hace varios días. ¿Sabes si algo importante está pasando?

O simplemente, si llegas a un lugar donde hay varias personas hablando sobre X tema, aprovechas y todos te cuentan su versión de lo que está pasando. Suena hasta bien. Es como alguien más trabajando para ti.

Pero si uno empieza a consumir noticias dependiendo de otros, ¿cómo se supone que uno tome decisiones importantes basadas en noticias de la vida diaria? Vamos a decir unas elecciones presidenciales. ¡Sencillo! Les escribes un correo a tus 10 amigos o familiares más inteligentes preguntándoles por quién van a votar, por qué y qué tiene de malo el otro candidato. Ves un debate y confirmas lo que todos te dijeron. La decisión sigue siendo tuya.

Yo hice algo parecido hace unos días. No estaba seguro de por quién votar e hice esto:


A mí todo lo anterior me suena excelente, si de ahorrar tiempo se trata, pero no soy tan fanático de un libro como para cambiar mis hábitos de un día para otro. No obstante, con lo que uno se puede quedar es: ¿realmente necesito leer esta noticia hasta el final?, ¿me tengo que leer cada noticia que alguien comparte en Facebook o en Twitter? Seamos más selectivos con la información que consumimos, no demos click a cuanto enlace nos compartan, ni Play a cuanto vídeo nos llegue, y eso es todo. Así las cosas, creo que debo empezar a revisar mi Feedly que llega casi a 100 blogs :S

En conclusión, y ya para terminar, es importante que seamos conscientes de cómo estamos distribuyendo nuestro tiempo. Yo todavía no hago el 100% de lo que dije en este post como debería, pero es un comienzo comenzar a identificar los momentos en los que uno desperdicia más tiempo en el día y que más interrumpen nuestra productividad. Solo cuando logramos tener algo de tiempo libre podemos dejar de pensar por un momento en tareas, trabajo, deberes, y dedicarnos por un momento a proyectos propios, asuntos personales o simplemente a no hacer nada por un rato.

Aquí George Constanza de Seinfeld actuando como si estuviera ocupado solo para que crean que trabaja mucho. Tomen nota:


Daniel Afanador

El estado actual de la blogósfera: dónde estamos y hacia dónde vamos

Etiquetas: [Blogs]  
Fecha Publicación: 2014-08-15T00:00:00.000-05:00

Estos últimos meses me he estado haciendo muchas preguntas alrededor de la blogósfera, ese espacio desde el que leemos noticias, artículos, opiniones y toda clase de contenidos todos los días, pero del que muy pocos realmente se han llegado a detener para analizar la naturaleza que la hace funcionar. Y es que los blogs están tan presentes en nuestras vidas, que hoy cerca del 20% de los sitios web en Internet están construidos con WordPress, una tecnología que nació inicialmente para dar apoyo a todo este ecosistema. 

Esto, entre otras cosas, ha dado paso a que los sitios web de las empresas hoy deban ser pensados menos como simples espacios estáticos para entregar una información que nunca va a cambiar, como si se tratase de un folleto, sino que de la mano de los departamentos de marketing y comunicaciones se deban proponer estrategias de generación de contenidos, y sitios que se parezcan cada vez más a un blog, y menos a un folleto. Igualmente, ha llevado a que desde películas y series de televisión se recurra a blogs para continuar contando una misma historia desde otros medios como ya explicamos cuando hablamos de Transmedia. En ese caso, nos referimos a blogs ficticios creados por personajes de series pero que llegan a nosotros (¿les suena el blog de Barney Stinson de How I Met Your Mother?).

Por supuesto todo esto se da bajo la lógica de los blogs, que han impuesto unas reglas de qué es lo que se debe y no se debe hacer en Internet en cuanto a la generación de contenidos. Hoy los periódicos en Internet aceptan comentarios, se leen de arriba para abajo, cada noticia tiene un Permalink, las notas las firman los periodistas y no una sección del diario, y hasta algunos tienen su propia sección de blogs. ¿Coincidencia o adaptación? 

De aquí nacen otros proyectos como The Huffington Post en Estados Unidos o Pulzo en Colombia, solo por mencionar algunos, que a raíz de entender cómo funcionan los blogs crean un punto intermedio entre prensa tradicional y blogósfera, toda vez que sus contenidos tienen origen en el sitio de un tercero, pero pretenden entregar noticias. ¿No es acaso esa misma lógica la que mueve a los blogs? Tomar contenidos de un lado, darles un sello personal que los haga únicos y tratar de darle un orden a todo el caos de información que hay en la red.

Así pues, el poder que tienen hoy los blogs, no solo sobre Internet, sino sobre nuestras vidas, a causa de todo ese desorden informativo del que nos encontramos rodeados, vale la pena analizarlo a raíz de dónde estamos y hacia dónde vamos, aunque también entendiendo dónde estábamos hace unos años, época en la que cada quien se abría un blog, escribía una entrada y lo abandonaba. Fueron muy pocos los que tuvieron constancia y hoy siguen dándole. 

Actualmente la blogófera está compuesta por esa minoría que le empezó a dar forma por allá desde finales de los años 90 hasta hoy, mas sin descartar a los que se unirán mañana y estarán activos todavía dentro de unos años. En todo caso, seguiremos siendo una minoría los que generamos contenido vs. los que solo leen.


Y somos una minoría porque no pretendemos volvernos millonarios. ¿Quién quiere gastar tiempo en algo por lo que no hay un retorno de inversión inmediato? Apenas hay unos pocos que con constancia llegan a los oídos de una agencia de publicidad que eventualmente les pagará por hacer mención a una marca X. O están los que se han sabido abrir un espacio como expertos en un campo, y de alguna manera se terminan convirtiendo en un canal de ventas para ofrecer productos o servicios. Gente que vende libros para Kindle o que ofrece cursos de X temática y un largo etcétera de sujetos haciendo dinero en Internet, pero siempre de la mano de un blog en este caso. 

De cualquier forma, es gente que lo hace por amor al arte y ganas de compartir, aunque también por una visibilidad que no nos ofrecen las redes sociales. En Facebook o en Twitter, dices algo y es como si se lo llevara un río. En un blog queda un registro para la historia. Ya lo dijo Clara Ávila: tener un blog es como tener una casa en Internet.

Quién y qué conforma la blogósfera

Esa es la blogósfera sobre la que estamos parados hoy. Los que después de varios años estamos aquí todavía ya podemos decir que hacemos parte de una o varias comunidades. Cada vez que leemos un blog de emprendimiento, o generamos contenidos alrededor de ese o cualquier tema, estamos construyendo comunidad. Esa interacción entre blogs, que se manifiesta también con comentarios, links, posts, shares, grupos en Facebook o círculos en Google+, entre mil maneras más, es la que ha dado paso para que hoy no sean solo WordPress y Blogger de Google los que dan orden a la blogósfera, sino que estén entrando y saliendo actores todo el tiempo.

Hoy podemos hablar de Tumblr, gracias al cual podemos tener un blog casi sin esforzarnos; Medium, donde cada quien puede tener sus 15 minutos de fama como Blogger sin ningún compromiso de seguir escribiendo en el futuro; o Quora, donde mentes brillantes que responden a cualquier pregunta pueden llegar a una audiencia que ellas mismas no tienen.

Así mismo, se han ido imponiendo tecnologías para hacer que todo este ecosistema se desenvuelva con menos trabajo para quienes estamos delante del teclado: Blogo, una herramienta para escribir y publicar de manera sencilla en WordPress; DISQUS, que se está convirtiendo en un estándar para gestionar comentarios, o MailChimp, para comunicarnos por correo electrónico con todos aquellos que alguna vez nos han dejado su correo.

En esta última categoría podríamos poner de nuevo a Medium, que está cambiando la forma en que consumimos blogs durante más de una década: no vamos a leer los posts más recientes, sino los que más impacto hayan tenido sobre la comunidad, como explica su fundador Evan Williams, también fundador de Twitter y de Blogger.



Y mientras tanto, otros servicios desaparecen como ocurrió con Google Reader en su momento o como pareciera ocurrir con MovableType actualmente, una plataforma de administración de contenidos que fue muy importante en su momento.

Todo lo anterior, para decir que ya podemos ver el gran panorama, y entender las condiciones para que cualquiera pueda ser Blogger y se tenga que esforzar tanto como lo puede hacer en Twitter o en Facebook. ¿Hay un esfuerzo detrás de eso? Casi no, y ese es el punto. La blogósfera se está transformando, y esas comunidades que tomaron años en establecerse van a empezar a interactuar con miembros a los que quizás escribir un solo artículo en su vida, pero que reciba miles de visitas desde una platafoma como Medium pueda ser suficiente.


Como consecuencia, como ya decíamos, las demás redes sociales se están quedando cortas para todo lo que queremos decir, mientras que los medios masivos nunca nos abrirán ese espacio. Ahí es donde los blogs nos empoderan para nosotros hacer el trabajo. ¿Quieres denunciar algo? OK, hazlo en tu blog, y si has consolidado una comunidad, sumado a tu propia red de contactos, quizás llegues a tener más impacto que una nota pequeñita en un periódico de provincia que nadie lee.

Y creo que hacia allá es hacia donde vamos, hacia una red de información en la que los blogs le seguirán dando forma a la manera en que generamos y consumimos información en Internet, lo que en los últimos años ha creado comunidades con las cuales podemos conocer personas en cualquier lugar del mundo que tengan nuestros mismos intereses, y a las que gracias a nuevas plataformas y herramientas que seguirán apareciendo será más fácil participar para cualquiera en la blogósfera de la misma manera en que hoy lo hacemos en Facebook o en Twitter. ¿Recuerdan cuando abrieron su cuenta en Facebook o en Twitter? Seguramente lo hicieron porque alguien cercano a ustedes ya lo había hecho antes. Hoy está pasando lo mismo con los blogs. Si les pidiera que pensaran en un blog que hayan leído últimamente seguramente alguien se les vendrá a la cabeza, y así es como comienza todo: si alguien que conozco pudo, ¿por qué yo no?

¿Y todo esto por qué?

Si llegaron hasta aquí, se habrán dado cuenta de que no expliqué los motivos por los que decidí hablar sobre este tema el día de hoy. Fue básicamente porque junto a otros Bloggers colombianos estamos haciendo un esfuerzo por empezar a crear comunidad de Blogs en nuestro país. Hoy hay un montón de gente que se autodenomina Bloguera, pero que no tiene la posibilidad de interactuar con nadie (así nos ha tocado a muchos durante años que durante mucho tiempo anduvimos sin rumbo ni dirección que nos guiara), o gente que un día abre un blog y lo abandona, entre otras razones porque no hubo un apoyo de nadie para ser constante. Si uno supiera que lo lee alguien más que los papás o un amigo, sería un factor de motivación para ser constante y nunca abandonar el blog (gracias a los que me han escrito alguna vez diciéndome que siguen este blog). Eso es lo que queremos, crear comunidad y que entre todos nos apoyemos, y no donde viene un medio como El Tiempo o El Espectador un tercero a aprovecharse de gente que le va a escribir gratis en su "sección de blogs" a cambio de ¿visibilidad?

Pero volviendo al post, y ya para terminar, solo me gustaría preguntarles ustedes qué opinan, ¿les parece que quedó bien dibujada la blogósfera y el papel que desempeña en Internet y en nuestras vidas, así como su papel de ayer, hoy y mañana?, ¿cómo lo ven ustedes?, ¿conocían todos esos servicios y plataformas?


Daniel Afanador
Correo
Imagen propiedad de Thomas Hawk

POST PATROCINADO: una apuesta de caballeros

Etiquetas: [Posts patrocinados]  
Fecha Publicación: 2014-08-13T15:51:00.000-05:00


Si alguna vez te has preguntado por qué dicen que hay cosas que el dinero no puede comprar, déjame explicarte una cosa. Es muy sencillo. Pregunta: ¿por qué tienes un trabajo de 8 horas diarias, lunes a viernes y a veces hasta con trabajo que te llevas a la casa los fines de semana y que no terminas nunca? Muchos lo hacen para jubilarse algún día, tener finalmente sus merecidos años de descanso y ser felices. Podrías incluso hasta tener todo el dinero del mundo para entonces. Muy respetable, así es como lo hicieron nuestros abuelos y nuestros padres hasta ahora, pero ¿y si no? Lo anterior no deja de ser cuestionable, más cuando bajo las condiciones actuales el trabajo que tienes hoy puede que no lo tengas mañana. Si eso pasa, de nada servirá tanto esfuerzo. Entonces, ¿qué otra opción tienes? Con ese mismo tiempo y dinero podrías perseguir tus sueños: comprar un tiquete sin regreso a cualquier lugar del mundo, trabajar en algo que te guste de verdad o pasar más tiempo con tus personas más cercanas. Cuando te jubiles, tendrías miles de historias, experiencias y recuerdos que el dinero no puede comprar.

Partiendo de esta idea, Johnnie Walker Blue Label presentó un cortometraje protagonizado por Jude Law y Giancarlo Gianinni filmado en las Islas Vírgenes Británicas. En él, se cuenta la historia de 2 hombres persiguiendo el progreso, uno de ellos que ya lo tiene todo, buscando algo que el dinero no puede comprar: un lujoso y antiguo barco italiano de 1928. Para hacerlo, tendrá que ganarlo en una apuesta...con un baile.

"olvídate de los carros lujosos y la última tecnología. Esto es una historia"


Johnnie Walker Blue Label es una mezcla de 40 whiskies, cada uno añejado hasta 50 años, y dentro de 7 años se dejará de producir. Cada botella viene en una caja con un número de serie escrito a mano y su historia.

Artículo patrocinado por Johnnie Walker. Todas las opiniones son mías.

Daniel Afanador

¿Es Amazon una amenaza para la estrategia de móviles de Google?

Etiquetas: [Amazon]  [android]  [Google]  [Software libre]  [Telefonía Móvil]  
Fecha Publicación: 2014-08-08T00:00:00.000-05:00

Como es costumbre para Amazon, la última semana hubo una promoción para descargar hasta $100 dólares en aplicaciones desde su AppStore, como relató ENTER.CO hace unos días. Digo que costumbre porque si nos fijamos bien, todos los días hay una aplicación paga para bajar de forma gratuita, y eventualmente cada X meses sacan un paquete grande para bajar por tiempo limitado más de una como sucedió hace unos días. Aunque es normal encontrar aplicaciones desconocidas en este tipo de promociones, también ha sido común en su momento bajar sin pagar un centavo otras como Shazam Encore, TuneIn Radio Pro y Worms 2. Solo esas 3 juntas cuestan $18 USD aproximadamente. Nada mal para cuando hay gente que prefiere usar Line en vez de WhatsApp solo porque es gratis.

Pero, ¿de qué manera esto puede ser una amenaza para Google como pregunto en el título de esta entrada? Pues bien, recordemos que la tienda de aplicaciones de Amazon no está disponible solo para el Kindle Fire. Si tenemos un celular con Android, podremos instalarla también y aprovechar este tipo de promociones que nunca, o quizás en alguna rara ocasión, he llegado a ver en la Google Play Store. En ese sentido, una de las fortalezas más grandes que ha introducido Google en su sistema operativo móvil, de instalar aplicaciones de terceros, prácticamente sin ninguna restricción, se convierte en una amenaza si consideramos que el usuario ya no está obligado a bajar las aplicaciones desde un solo lugar, sino que tiene más de una opción.

Hace casi 1 año expresé mi malestar de que marcas que no llevaban prácticamente ningún control de calidad de sus productos se dieran el lujo de vender productos con el sello de Android, aun cuando se trataba de fabricantes que utilizaban su propia tienda de aplicaciones. Esa vez sugerí que Google solo debería dejar usar la marca Android a empresas que tuvieran en cuenta unos estándares mínimos. De esa forma iba a ser más fácil reconocer los productos de mala calidad, aun cuando tienen a un gran fabricante detrás. ¿Han visto cuántos celulares basura han sacado Samsung, Sony y LG?

Amazon ha aprovechado estas circunstancias para poner en circulación un producto que está lejos de ser parte de Google, incluso cuando sus productos, la Kindle Fire y ahora el Fire Phone, llevan Android por dentro. A Amazon no le interesa vender sus productos utilizando la marca de su competencia, sino fortalecer su propia marca, la marca Amazon, que es finalmente desde la cual sus clientes compran ya no solo libros como fue hace unos años, sino otros productos como música, series, servicios en la nube y aplicaciones.


La lógica de Amazon


La presencia de la AppStore en celulares Android nos sirve para entender la lógica bajo la que actúa Amazon. A Jeff Bezos no le importa regalarnos hasta $100 USD en aplicaciones de un día para otro. Ellos nos regalan eso, no hay problema, de la misma forma en que venden las Kindle al costo y no le ganan nada. Lo que están persiguiendo es llegar a un público mayor que algún día se plantee bajar aplicaciones desde la AppStore y no desde la Google Play Store. Y eventualmente llegarán a pagar. No obstante, eso no va a pasar ahora, quizás en el mediano plazo. Recordemos que lo que le interesa a Amazon es vender servicios asociados o contenido como aplicaciones, música o libros. Todo lo que estamos viendo es solo el comienzo.

Tengamos en cuenta otra cosa. No es que salgan promociones en Amazon, instalemos las aplicaciones que nos interesan, y podamos desinstalar en seguida la AppStore. La tenemos que dejar instalada si queremos utilizar las aplicaciones de la promoción. De esa forma Amazon se convierte en algo así como un parásito, pues aunque no lo vayamos a utilizar, va a estar ahí todo el tiempo. Y cuando menos nos demos cuenta, vamos a estar bajando aplicaciones por ahí en vez de por la Google Play Store.

Esto lo han sabido aprovechar algunos desarrolladores cuando su aplicación por cuestiones de términos y condiciones es retirada de la tienda de aplicaciones de Android. CyanogenMod Installer, por ejemplo, fue retirada porque servía para reemplazar la ROM (el Android con el que viene el celular) por una versión más limpia y mejorada que la que algunos fabricantes colocan en sus equipos. Esto hacía que el equipo perdiera la garantía. O Adblock Plus, por su parte, que sirve para bloquear anuncios, no está disponible tampoco por ir en contravía del mismo modelo de negocio de Google: la publicidad. En este caso, ambas se pueden descargar desde la tienda de Amazon. Una razón más para usarla, y atraer uno que otro usuario a cuentagotas.

Con todo, Amazon ha sabido abrirse un espacio entre muchos detalles que a Google se le salen de las manos. El hecho de que cualquier empresa pueda tomar Android, modificarlo a su antojo y vender Hardware con él, que los usuarios de Android puedan instalar aplicaciones por fuera de la Google Play Store, que se puedan dar el lujo de regalar hasta $100 USD en aplicaciones durante varios días, pero que para usarlas sea necesario tener instalada la AppStore, o que la oferta de libros de Amazon se lleve lejos a la de Google (música, películas y series por streaming no es el fuerte de ninguno de los 2). Todo esto junto, más la presencia de un Kindle y un Fire Phone en el mercado, son una amenaza para la estrategia de móviles de Google en el mediano o largo plazo. Para entonces, la marca Amazon deberá estar posicionada en el mercado al mismo nivel que hoy están Apple, Android, Windows Phone y BlackBerry. Por ahora, solo es cuestión de que Amazon perfeccione su producto y amplíe su mercado para que esto pase.

Como comentario final, me pareció curioso que mientras terminaba este artículo me encontré con esta noticia publicada por Cnet de que Google se aliaba con Barnes & Noble para entregar libros el mismo día en que eran comprados, movimiento que confirma lo dicho en este post: Amazon representa una amenaza para Google, solo que en este caso lo es para la unidad de negocio de venta de libros, no para la unidad de móviles. Ustedes qué opinan. ¿Tengo razón o estoy exagerando?

#####

Esta semana le estuve dando un revolcón al Acerca De de este blog, sobre todo en mi presentación, por si quieren saber algo de quién está detrás de este sitio. Creo que la mejor forma de conocer a una persona es conociendo la historia que hay detrás. Ahí les comparto una parte de la mía. Les dejo el Link:


Imagen propiedad de Nick Taylor

Lo mínimo que deberías saber sobre educación financiera

Etiquetas: [Bancos]  [Economía]  [Emprendimiento]  [netflix]  [Vida Laboral]  
Fecha Publicación: 2014-08-01T00:00:00.000-05:00

Además de que guardan todo tu dinero y de que te prestan para comprar un mercado, un carro o una casa, ¿sabes algo más sobre bancos?, ¿te has preguntado alguna vez por qué son tan poderosos? Bueno, tal vez no te lo hayas planteado, pero los bancos son los únicos que están en capacidad de prestar grandes sumas de dinero, y en algunos casos hasta sin preguntar para qué lo queremos. Más o menos eso fue lo que pasó en la crisis económica de 2008 en Estados Unidos: los bancos empezaron a prestar mucho dinero para todo aquel que se quisiera comprar una casa, y de manera irresponsable los créditos se los daban prácticamente a cualquiera, pues a los empleados que los ofrecían les daban comisión por aprobar créditos. En algún momento hubo mucha gente (de bajos o nulos recursos) dispuesta a pagar lo que fuera por una casa o un apartamento sin llevar control riguroso alguno, lo que hizo que quienes ofrecían estas propiedades se pudieran dar el lujo de cobrar todo lo que quisieran. De cualquier forma, el dinero ya lo estaba poniendo el banco, y el dueño de la propiedad se endeudaba durante los próximos 10, 15 o 20 años.

Hubo un momento en que mucha gente no tuvo cómo pagar las cuotas, y estalló una burbuja inmobiliaria. Ahora nadie quería comprar vivienda. Los precios bajaron, y mucha gente perdió su casa. Aunque la crisis fue algo mucho más complejo que esto que les estoy contando, ya que involucraba además a bancos de inversión, agencias calificadoras, aseguradoras y Gobiernos, esa fue básicamente una de las causas principales de que en su momento el Gobierno de Estados Unidos saliera al rescate de los bancos, rescate que vino del dinero de los contribuyentes, es decir dinero público que venía de los impuestos que pagaban los ciudadanos. Ahí fueron les regalaron $700.000 millones de dólares para rescatar a los bancos de la quiebra.

¿Ves el poder de los bancos? Fueron los culpables de una crisis económica mundial, y aún así fueron rescatados. Sin embargo, en ese momento era un mal necesario. Si no se tomaban esas medidas, ¿se imaginan un mundo sin bancos? No podrías ir a un cajero, no podrías usar una tarjeta de crédito, gente financieramente responsable no hubiera podido comprar una casa o un auto, o hasta las transacciones entre empresas se hubieran llegado a detener. Imagínate si un día vas a tu banco a sacar de tu dinero, y te dicen: lo sentimos, nos quedamos sin dinero. Algo tan sencillo como ir a hacer mercado hubiera sido imposible. Si eso pasa, ¿a quién le vas a reclamar?, ¿a los bancos?

(Si quieres saber más sobre la crisis económica de 2008, te recomiendo Inside Job, un documental que está en Netflix. Abajo dejo el trailer. O también Caída libre de Joseph Stiglitz, que es premio Nobel de economía y que fue economista en jefe del Banco Mundial a finales de los años 90).



Traigo este tema el día de hoy porque me sorprende lo poco que uno puede llegar a saber sobre bancos, aun cuando estamos hablando de las instituciones a las les confiamos nuestros ahorros, en vez de dejarlo debajo del colchón, por supuesto. Y es que es un sistema tan complejo, que no lo debería entender nadie. Si no entiendes todo esto, es más fácil para el banco convencerte de que endeudarte es bueno, y así no te vas a dar cuenta de que al final terminarás pagando 2 o 3 veces lo que te prestaron. Por eso es tan común ver gente mandando compras con tarjeta de crédito a 36 cuotas. Se creen muy inteligentes porque le están pagando $1 dólar mensual al banco, pero no se han dado cuenta de que tienen 200 compras más a X número de cuotas, y todas acumulando intereses.

Respecto a esto, hay una regla que todo el mundo se debería saber de memoria: mientras más fácil sea acceder al dinero, más tendremos que pagar de vuelta en el futuro. Lo más extremo que hay, por ejemplo, es el "gota a gota", alrededor del cual se mueve toda una economía ilegal, y consiste básicamente en préstamos fáciles a intereses altísimos, por lo que es normal terminar pagando 2 veces la deuda inicial en menos de 1 mes. La diferencia es que al ser ilegal a uno no lo amenazan con ir a una central de riesgo como Datacrédito, sino que lo puede llegar a amenazar un grupo armado ilegal.


Otra regla que nos deberíamos memorizar es que nunca vamos a pagar lo que nos dicen que cuestan las cosas. Acá me refiero a cuando hacemos compras a crédito a 2 o más cuotas. Si un carro cuesta $15.000 USD, fácil. Después del primer mes, el banco necesita ganar algo y se llaman intereses. La cuestión es que un carro no se termina de pagar en menos de 3 años, y una casa, en menos de 10. ¿Esto qué significa en términos prácticos? Que adquirir una deuda tan alta te obliga a que durante los próximos X años no te pueden echar del trabajo, ni renunciar (Y ya sabes cómo están de difíciles las cosas por estos días). O si no, ¿de dónde vas a sacar el dinero? Por lo general mucha gente cambia de trabajo por uno mejor, y lo que hacen es endeudarse aún más por un carro mejor o una casa más grande. Yo no le veo sentido.

Cuando uno empieza a pensar así, deja de ser descabellado andar en transporte público y vivir en arriendo. La cuestión es pensar en cómo estamos gastando el dinero que aún no hemos ganado. Esto nos dará mejor calidad de vida y mayor libertad financiera. Si quieren saber más sobre esto en cifras, les recomiendo este post de mi amigo Ángel sobre qué tan cierta es la creencia de que tener un auto nos ahorra tiempo de ir de la casa al trabajo y de movernos por la ciudad. Una de las conclusiones de él es que "quizás lo único que necesites sea un vehículo que te lleve de un lado a otro y no estés dispuesto a hipotecar varios años de tu vida porque huela a nuevo y tenga el cuenta kilómetros a cero".

Y aquí termino por hoy. Solo quería hacer una pequeña reflexión para pensar más allá de lo que estamos acostumbrados a escuchar. No porque todo el mundo se endeude para comprar una casa o porque se compren un auto cuando ganaron su primer sueldo quiere decir que necesariamente esté bien. Tal vez lo sea para mucha gente, pero más allá de eso se está moviendo toda la economía, gracias a que muchas veces gastamos el dinero que aún no tenemos. La cuestión es cuando el banco ni se da cuenta de que efectivamente no vamos a tener dinero y nosotros somos parte del dominó que cause en una crisis financiera.

Daniel Afanador
Imagen propiedad de Images Money

SOS. Están acabando con Foursquare

Etiquetas: [Foursquare]  [Geolocalización]  [Redes Sociales]  [Social Media]  
Fecha Publicación: 2014-07-25T00:00:00.000-05:00

En el doble sentido de la palabra están acabando con Foursquare. Parece que a muy poca gente le gustó que desaparecieran los check-in de la aplicación y se los dieran a Swarm, un servicio que hace 2 meses no existía. Por ese lado, si la propia empresa quería acabar con Foursquare, lo está haciendo muy bien. Pero por otro lado, quienes están haciendo parte del trabajo de matar el servicio son sus propios usuarios y los medios especializados a punta de críticas que se están expandiendo por toda la red hasta llegar a las tiendas de aplicaciones.

Pero vamos por partes. ¿Qué fue lo que pasó?, ¿qué es Foursquare? Bueno, a menos que hayas estado debajo de una piedra durante los últimos 4 años, habrás escuchado alguna vez hablar de Foursquare o al menos de herramientas de geolocalización. Si sigues sin tener idea de qué estoy hablando, el año pasado publiqué en clickDerecho.com.co un artículo sobre si todas las empresas debían utilizar las herramientas de geolocalización, herramientas para que clientes y empresas interactúen de acuerdo con su posición geográfica.

Hay muchas herramientas de geolocalización. Además de Foursquare, están Waze, Google Places, Google Maps, Yelp y la desaparecida Facebook Places, entre otras. De igual forma, hay también aplicaciones cuyo fin último no está basado en la geolocalización, pero utilizan sus funciones para ser más exactas. Ahí entrarían Uber, las de pedir taxi o las de conocer las rutas de transporte público de la ciudad. Y en fin, si les digo que hasta Shazam y TuneIn Radio tienen integradas funciones de geolocalización no acabaríamos nunca.

Desde hace varios años, cada vez que hablábamos de geolocalización, pensábamos inmediatamente en Foursuqare. A pesar de tener una dura competencia, siempre fue la que más llamó la atención de usuarios de Smartphone. Era como un juego. Cada vez que íbamos a un lugar nuevo, decíamos "aquí estoy", haciendo un check-in con la aplicación y compartiendo nuestra posición geográfica con nuestros amigos dentro de Foursquare, y si queríamos en Twitter y Facebook. Todo esto alimentaba una gran base de datos de lo que había en la ciudad, y si un amigo nuestro ya había estado allí y había querido dejar una recomendación o un tip nosotros la podíamos ver.




Todo esto dio origen a más funciones que antes no existían como el entregar medallas, crear listas, dar Likes y comentar los check-in de otros, buscar lugares cercanos...en fin. Cada vez era más completo el servicio y teníamos acceso a más información, hasta que desde Foursquare deciden que se han estado alejando de lo que la aplicación fue en sus inicios y la parten en 2: Foursquare, que ya no admite hacer check-in, y Swarm. Todo esto es algo parecido a lo que hizo Netflix cuando intentó separar su unidad de envío de películas por correo de la de Streaming de series y películas por Internet. Esa vez Netflix se dio cuenta de su error a tiempo y mató Qwikster en tiempo récord.

Esta vez desde Nueva York, donde están los Headquarters de Foursquare, parecen creer que todo va de maravilla y escogieron precisamente este momento para cambiar su imagen y actualizar su antiguo logo. Deben estar convencidos de que lo que hicieron fue tan inteligente a como cuando Facebook separó su servicio de mensajería instantánea en Facebook Messenger o en que Google Docs se convirtió en Google Drive, dos episodios en que desde mi punto de vista sí valía la pena arriesgarse. Por el lado de Facebook, había muchos usuarios que solo ingresaban al sitio para enviar mensajes privados, mientras que por el lado de Google, era necesario presentar un producto que pudiera competir con Dropbox, Amazon Cloud Drive o iCloud en su momento.

Lo que hizo Foursquare también se parece a cuando se propuso desde Twitter acabar con eso de tener seguidores. Con el nacimiento de Swarm (con el que sí se pueden hacer check-in), le quitaron todo el sentido, y desde Medium hasta Mashable han sido testigos del descontento de sus usuarios, que desde el lanzamiento hasta hoy sacaron a Swarm del Top 100 de aplicaciones más descargadas y hoy no está ni entre las 350 más descargadas. Yo por mi parte le quité el +1 de Google+ que le había dado en la Play Store.

Me parece que si hasta ahora Foursquare no se ha dado un golpe duro es porque ha pasado muy poco tiempo. Eso por un lado. Y por otro, que hasta ahora nadie de la competencia alcanza a ser una amenaza. Google Places, por ejemplo, no tiene una aplicación nativa y es difícil de configurar para empresas, aunque habría que tenerle cuidado a las nuevas funciones que está implementando Google Maps. Yelp no tiene presencia en todo el mundo, solo en Estados Unidos, Europa, algo de oceanía y y Asia, y en Brasil, Argentina y México por el lado de Latinoamérica. Facebook tiene check-in integrados, pero alrededor de esta función no se mueve toda la plataforma. Y finalmente, en Colombia existe CIVICO, que sirve para recomendar y conocer lugares de la ciudad, que aunque sea un buen concepto, y tiene aplicación móvil para Android y iOS, no lo veo como una amenaza tampoco mientras solo funcione en Bogotá.

Y así están las cosas por el lado de Foursquare. Que alguien les ayude: o ellos mismos se acaban, o sus propios usuarios los acaban. Ustedes qué opinan. ¿Les gustó Swarm?

A propósito, hablando de Foursquare, podemos ser amigos :)

Daniel Afanador
Correo
Imagen propiedad de John Fischer

Sobre el concepto de Transmedia: otra forma de contar historias

Etiquetas: [industria cultural]  [Libros]  [Películas]  [Series]  [Televisión]  [Transmedia]  [Universidad]  
Fecha Publicación: 2014-07-18T00:18:00.000-05:00

Cuando en 1999 fue estrenada la primera película de Matrix no fueron pocos espectadores los que a la salida de la sala se preguntaban por lo que habían acabado de ver. Más allá de las escenas de acción, las peleas y los efectos especiales, había muchos que no habían entendido nada de la trama, así como había otros que discutían entre sí sobre su propia interpretación de lo que habían acabado de ver. Era mucha filosofía y cuestionamientos sobre la vida para ser abordados en poco más de 2 horas. 4 años después, cuando fueron estrenadas Matrix Reloaded y Matrix Revolutions, la confusión continuó entre los que a pesar de haber vistro la trilogía completa seguían sin atar todos los cabos. Esto le causó muchos comentarios negativos que llevaron a que el último filme fuera mal recibido por la crítica.

Lo que en su momento muchos pasaron por alto fue que la saga de Matrix no estaba compuesta solo por los 3 filmes. De hecho su línea narrativa involucraba una serie lanzada en 2003 llamada Animatrix, Enter The Matrix, un videojuego lanzado ese mismo año, comics que circularon entre 1999 y 2004 y Matrix Online, otro videojuego lanzado 2 años después de la última película. Para muchos, todos estos elementos no hacían más que complicar la comprensión de una historia en la que por momentos iban y venían lugares y personajes que mientras para el jugador que había pasado 100 horas en frente de la pantalla eran conocidos, no lo eran para el padre de familia que había ido con sus hijos solo para entretenerse.


¿Qué es Transmedia?

Una historia Transmedia se desarrolla por medio de múltiples plataformas mediáticas, donde cada nuevo texto contribuye de manera distinta y valiosa para el todo: 

Henry Jenkins en Cultura de la convergencia


Matrix, sin embargo, no ha sido la única ni fue la primera historia en recurrir al Transmedia. Las 6 películas de Star Wars no son nada si las ponemos al lado de los cientos de comics, libros, series de televisión y videojuegos que han sido lanzados desde el estreno del episodio IV en 1977 hasta hoy. Hasta me atrevería a decir que hay historias tan profundas y complejas como las mismas películas, como es el caso de Star Wars The Force Unleashed, ubicado entre los episodios III y IV, y que cuenta la historia de un discípulo de Darth Vader con el que planeaban asesinar al emperador para controlar la galaxia, hechos que acontecieron, dentro de la narrativa, solo unos años antes de que conociéramos a Luke Skywalker y Obi Wan.


Muchos años antes JRR Tolkien ya había creado todo un universo alrededor de la trilogía de El Señor de los Anillos. Libros como El Silmarillion, El Hobbit y Los Hijos de Hurín conseguían que la narrativa se enriqueciera con grandes historias detrás de personajes que parecían ser secundarios. Cuando las películas fueron estrenadas en la década de los 2000, vinieron también una serie de videojuegos que, junto a Matrix y Star Wars, fueron de los primeros en poner de acuerdo a todo un equipo de producción de las películas y de los juegos, razón por la que los escenarios, los personajes y cortos de la película parecían pertener a un solo mundo, pues durante mucho tiempo ni siquiera lograban ponerse de acuerdo dentro de una misma saga: cosas que pasaban en el comic, pero en la película no, o personajes que se veían de una forma en el videojuego, mientras que en la serie tenían otro aspecto.

La huelga de guionistas que hubo en Estados Unidos entre 2007 y 2008, razón por la que todas las temporadas de series de ese año tienen menos episodios que en años anteriores y posteriores, en parte involucró al Transmedia, pues los escritores de series seguían ganando lo mismo, aun cuando debían adaptar algunos de sus contenidos para aparecer en Internet o celulares para que los fans siguieran la serie aún cuando el episodio hubiera terminado.

Existe por ejemplo el sitio Save Walter White, creado por Walter Junior en Breaking Bad para pedir ayuda por el cáncer de su padre, o en 2010 estuvo al aire wuphf.com, una compañía de Internet creada por Ryan en la séptima temporada de The Office, así como están también los webisodes de The Critic, una serie emitida por Fox entre 1994 y 1995 que solo tuvo 2 temporadas, pero que en 2000 regresó en clips de 5 minutos. 


Lo que tienen en común todas estas historias es que están dentro una misma línea narrativa incluso cuando el medio desde el que las seguimos no sea el mismo, una estructura que resulta compleja si tenemos en cuenta que hasta no hace mucho la mayoría de las series tenía episodios cuyas historias se resolvían en el mismo capítulo. En Alf, en la Familia Adams, en Matromonio con Hijos o en X Files cada capítulo era independiente de los demás y los días en que el final estaba marcado por un "continuará" se contaban con los dedos de la mano. Esto es porque durante mucho tiempo las cadenas de televisión temieron que las audiencias no pudieran recordar todos los detalles de lo que había pasado la semana anterior. ¿Qué dirán ahora que nos dejan hasta 8 meses desde que se acaba una temporada?

Por eso es que hasta ahora los intentos por hacer Transmedia también se cuentan con los dedos de la mano, por temor a que suceda lo mismo que con Matrix: producciones mal calificadas no porque fueran malas sino porque los espectadores no estaban acostumbrados a seguir una historia en más de una pantalla. Lo más seguro es que por ahora sigamos viendo intentos tímidos con sitios en Internet con referencias a series y muy pocas productoras arriesgadas a sacar del bolsillo cientos de millones de dólares por contar una historia acudiendo al Transmedia.

**************************
El post de hoy lo escribí a raíz de un capítulo en el libro de Cultura de la convergencia de Henry Jenkins titulado: en busca del unicornio de papel: Matrix y la narración Transmedia. La primera vez que escuché mencionar el concepto fue en Colombia 3.0 2013, en una conferencia que dio Jeff Gómez, Consejero Delegado de Starlight Runner Entertainment, y que había trabajado en las producciones Transmedia de Piratas del Caribe, Tron y Avatar entre otros proyectos gigantes. En ese momento me extrañó que muchos de los que estábamos ahí era la primera vez que escuchábamos hablar de Transmedia, y algunos de nosotros éramos formados en comunicación :S 

Quiero recomendarles el libro en cuestión, ya que ayuda a entender el fenómeno de la cultura participativa y de cómo los fans y las audiencias hoy están interactuando con series, películas e historias de una forma en que nunca se había visto antes. Hay otros capítulos dedicados a Star Wars, Harry Potter, American Idol y Survivor en los que se analizan otros elementos de la cultura participativa y la cultura popular.


Daniel Afanador
Correo
Imagen propiedad de Jason Persse

La economía de Airbnb

Etiquetas: [Economía]  [Emprendimiento]  [Startups]  [Turismo]  [Viajes]  
Fecha Publicación: 2014-07-11T00:00:00.000-05:00

Corría el año 2007 en la ciudad de San Francisco en los Estados Unidos. Brian y Joe, un par de amigos, se estaban quedando cortos para pagar el alquiler de un piso compartido. La solución en ese momento fue colocar colchones de aire en el piso para rentar y ofrecer desayuno por las mañanas a quienes quisieran quedarse por unos días. Pero para marcar alguna diferencia frente a otros que también alugaban cuartos en la ciudad, crearon un sitio web, y así consiguieron los 3 primeros inquilinos. Cada uno pagó $80 dólares.

En ese momento se les ocurrió la idea de llamar a un antiguo roomate, que según ellos era un genio programando, y le pidieron que se uniera al proyecto. Lo primero que hicieron fue aprovechar la convención del Partido Demócrata del año 2008 para lanzar Airbed & Breakfast, nombre con el que bautizaron su idea de alquiler de habitaciones. Para hacerlo, compraron cientos de cajas de cereal y las decoraron con la figura de los candidatos presidenciales. Vendieron cada una en $40 dólares, y recogieron $30.000.

Esos fueron los primeros dólares de Airbnb, una compañía que hoy está avaluada en $10 billones de dólares, con presencia en 33.000 ciudades y 192 países, gracias al medio millón de propiedades enlistadas, en las cuales desde 2008 han sido reservadas más de 10 millones de noches. En el papel, una amenaza para el sector turístico y hotelero tradicional, que poco a poco ha dejado de depender de las agencias de viajes, para dejar que huéspedes e inquilinos negocien sin intermediarios ni comisiones.


En mayo pasado, en vísperas del mundial, el sector hotelero en Brasil se sintió intimidado y afirmó que el servicio era inseguro e ilegal, un movimiento similar al de la amenaza que representa Uber para los taxistas en todo el mundo, o la curación de contenidos para los medios más tradicionales. En cualquiera de los casos, se trata de gente que no tiene idea de cómo funciona el sistema, poniendo argumentos de hace 20 años cuando no había Internet.

Así pues, esta semana Cataluña amenazó con bloquear Airbnb, asegurando que los inmuebles ofertados en el sitio son ilegales, pues según un decreto del año 2012

Las viviendas de uso turístico se ceden al completo, y no se permite la cesión por estancias. Art 66.2 Decreo 159/2012 de Establecimientos turísticos y viviendas de uso turístico de Cataluña

En Nueva York la plataforma también ha tenido que enfrentar problemas con la ley, pues la acusan de que hay usuarios arrendando más de un inmueble, lo que aparentemente alimenta un mercado ilegal, y va en contravía de las leyes estatales. En casos como el de Nueva York y San Francisco, donde la ley tampoco estaba adecuada para prestar el servicio, Airbnb ha propuesto pagar impuestos, algo que parece no interesarle a la industria hotelera tradicional, que quiere ser la única con el derecho a pagar tributos. 

Para el caso de Brasil, Airbnb está protegida por un vacío jurídico, según el cual es legal subarrendar propiedades, algo que se repetirá de ciudad a ciudad y país a país mientras el fenómenono no crezca demasiado y no llame la atención de las autoridades.

No obstante, como suele ser común cuando se dictan las leyes alrededor de un tema que viene de la mano de la tecnología, hay normalmente un sector poderoso de la sociedad que quiere que los nuevos modelos de negocio y los nuevos hábitos de consumo estén atados a leyes de hace más de una década, o tal vez por nuevas, pero redactadas por personajes a los que sus secretarias les imprimen los correos.

En ese sentido, vale la pena escuchar la opinión de personas que han sido beneficiadas y benficiarias tras usar el servicio, antes de que en algún momento se nos ocurra prohibir Airbnb con base en legislaciones desfasadas. 

En mi caso, decidí usar Airbnb porque cuando voy a una viajar a una ciudad nueva prefiero conocerla con las personas del común, una experiencia que ni un hotel ni un hostal nos van a ofrecer. Por cierto, mi primer viaje con Airbnb fue hace unos días a Belo Horizonte. Ahí es donde sitios como CouchSurfing, InterationsAirbnb entran a unir a miles de personas, que más que querer la cómoda experiencia de un hotel, prefieren conocer personas y culturas nuevas. Al menos en eso se diferencia Airbnb de un hotel, que nos vamos a quedar en la casa de alguien que vive y conoce la ciudad.

Internet ha eliminado los intermediarios para llegar a públicos grandes de personas: para escribir un artículo, para grabar un vídeo, para conseguir fondos, para hacer una campaña de publicidad y en fin...Airbnb no es la excepción y nos da la oportunidad de llegar a millones de personas que quizás vayan a venir a nuestro país, y de nosotros hacerles una buena oferta.

Yo, por ejemplo, tengo dos avisos para alquilar 2 cuartos en la casa de mis padres en Bogotá (este, este y este otro es de mi hermano). Así que si van a viajar a Colombia, ahí les recomiendo ;) El sistema es además muy confiable, ya que no va a ser un total desconocido el que se venga a hospedar en nuestro hogar. Las cuentas de Airbnb suelen estar conectadas, con Facebook, por lo que vamos a tener acceso a mucha información antes de aceptar o rechazar a alguien que se haya interesado por nuestro anuncio. Esto junto a una verificación de un documento de identidad como el pasaporte. Además, podremos hablar con la persona, gracias a una plataforma de mensajería instantánea del sitio o de la aplicación móvil con la cual podremos conocer los detalles de la visita o verificar si es alguien de confianza. De cualquier manera, no estamos obligados a dejar que cualquiera venga a nuestra casa. 

Pero si en el peor de los casos confiamos en alguien que acabó con nuestra casa, hay una póliza dispuesta a responder por los daños, como sucedió una vez en Nueva York, donde aparentemente se iba a quedar una familia, pero hicieron una fiesta y acabaron con todo.

Por otra parte, en cuanto a la forma de pago, las cuentas en Airbnb están amarradas a un número de tarjeta de crédito o a una cuenta en Paypal. Esto significa que después de asociarlas, reservar una habitación en cualquier lugar del mundo será cosa de unos cuantos clicks, incluso desde el celular. Ya en cambio si somos nosotros los que estamos ofreciendo el espacio, el dinero nos podrá entrar por transacción bancaria, o existe la posibilidad de que nos generen una tarjeta de crédito que no harán llegar a la que le irán cargando crédito. Esta segunda parte de la transacción siempre se llevará a cabo unos días después de que el inquilino haga el check-in.

Si quieren $25 dólares para su primer viaje en Airbnb, aquí les dejo.

Unos días después, tan pronto como haya sido hecho el check-out, tendremos la posibilidad de calificar nuestra experiencia y de ser calificados, lo que en últimas se convierte en la forma como funciona la plataforma, pues antes de nosotros buscar un lugar para dormir o de recibir a alguien en nuestra casa, podremos ver los comentarios de otras personas para que podamos tomar una decisión más allá del precio. Lo difícil siempre será conseguir nuestro primer review, pero después de esto se nos abrirán muchas puertas.


Y desde la historia de Airbnb hasta el cómo funciona, solo para poner en contexto el funcionamiento de la plataforma, ya que hemos visto últimamente en todo el mundo la intención por prohibir servicios que la mayoría de gente, incluídas las autoridades, no saben cómo funcionan. Por eso antes que nada es importante poner todos los puntos sobre la mesa y tomar las decisiones con base en ellos, y no en prejuicios sacados de libros de historia. Y esto, porque ya hay toda una economía detrás de este modelo de negocio, un modelo que pretende poner al alcance de todo el mundo y sin intermediarios una cama o un piso para dormir en cualquier lugar del mundo, y ganar o gastar dinero sobre esta idea. Esa es la economía de Airbnb.

Nota: si algún día van a Bogotá, son bienvenidos en alguna de estas 2 habitaciones (esta o esta). Si usan el cupón de arriba, les saldría gratis la primera noche :)

Daniel Afanador

Recuerdos de Brasil: Brasilia II

Etiquetas: [Brasil]  [Brasilia]  [Viajes]  
Fecha Publicación: 2014-07-04T00:00:00.000-05:00

Habíamos llegado el día anterior a Brasilia y ahora estábamos esperando el segundo juego de la Selección Colombia por la fase de grupos del mundial ante Costa de Marfil, después de haber ganado el primer juego frente a Grecia. Aunque yo ya había estado en el mundial de Alemania 2006, esta iba a ser la primera vez en que iba a ir a un partido de un mundial, así que mi emoción era la misma de los miles de colombianos que habían invadido la capital de Brasil durante esa semana. Ese día el diario Correio Braziliense de Brasilia publicaba en primera página: a capital da Colômbia é aqui.

Y de hecho sí parecía la capital. Antes de tomar el bus que nos llevara al estadio por la mañana, paramos en una panadería y nos llevamos la sorpresa de que había al menos 15 colombianos más desayunando en ese lugar. Ninguno se había puesto de acuerdo. Por el contrario, nos habíamos acabado de conocer. De ahí en adelante, cuadra tras cuadra estaría llena de colombianos con camisetas amarillas, banderas y sombreros. Ya donde está el estadio, en diagonal la torre de televisión parecía estar sostenida sobre una superficie amarilla. Eran ríos de gente acercándose para entrar al estadio, mientras que los africanos y otros pocos curiosos de otras nacionalidades apenas se pudieron ver tras haber iniciado el juego dentro del escenario.

La entrada al estadio era tranquila. Había 2 anillos de seguridad a los que se ingresaba solo mostrando la boleta, y uno tercero en el que un lector digital verificaba si el ingreso era original. Si resultaba falso, su portador podía ser capturado como sucedió con no pocos extranjeros a lo largo del torneo. Sin embargo, aunque las entradas tuvieran impreso el nombre de su portador, fue algo a lo que los organizadores del evento nunca le prestaron atención, lo que seguramente incentivó la reventa: ingresos de $200 USD vendiéndose en $1.000 dólares, se escuchaba a las afueras del estadio.



El Estadio Nacional Mané Garrincha de Brasilia es algo curioso. Aunque no fue construido desde ceros como el de Manaos o el de Cuiabá, estas 3 ciudades van a tener, como explicaba John Oliver de Last Week Tonight, unos nidos de pájaros gigantes después de la copa, pues no hay equipos de primera o segunda división del Brasileirao que sean de estas ciudades. Para el caso de Brasilia, hay 3 equipos profesionales: Brasilia, Brasiliense y Gama. Los 3 juegan en la primera división regional del Distrito Federal. Por eso es fácil entrar a una tienda deportiva en Brasilia y encontrarte con la camiseta del Goiás, representativo del estado que rodea a Brasilia, y nunca de alguno de estos 3 equipos.

Una lástima, la verdad, pues el estadio de Brasilia es un templo arquitectónico del fútbol, que después de esta copa llevará máximo 1.000 personas en sus mejores días. El día del juego entre Colombia y Costa de Marfil hubo en cambio más de 67.000 espectadores en las gradas, que cantaron el himno tan fuerte, como si se tratara del mismo Estadio Metropolitano de Barranquilla.

90 minutos después, Colombia había marcado 2 goles y se clasificaba después de 24 años a octavos de final de una Copa del Mundo a los ojos de un estadio lleno y una audiencia de televisión que en sus picos más altos ha llegado a ser de 3 mil millones de personas. Después de ese día seguramente no se iban a reunir tantos colombianos en un mismo lugar por fuera de su país: el siguiente partido era en Cuiabá, a más de 1.000 kilómetros de distancia.


Escribo este post la noche anterior al partido más importante de la historia de la Selección Colombia frente a Brasil por cuartos de final de una Copa del Mundo. Fue un gusto haber seguido a este equipo desde el primer partido contra Bolivia por televisión, y seguir de cerca su mejor participación hasta ahora. Pasarán por lo menos otros 4 años antes de repetir esta hazaña.

Daniel Afanador

Recuerdos de Brasil: Brasilia

Etiquetas: [Brasil]  [Viajes]  
Fecha Publicación: 2014-06-27T01:25:00.000-05:00

Salimos de casa el miércoles pasado en la madrugada hacia el aeropuerto de Congonhas en Sao Paulo, un aeropuerto pequeño de vuelos nacionales que queda dentro de la ciudad. Íbamos mi hermano y yo, y un amigo mío nos hizo el favor de llevarnos. Debíamos tomar un vuelo que nos llevara a Brasilia y lo recomendable es llegar 2 horas antes. Ese día había muchos chilenos y colombianos en el aeropuerto. Chilenos haciendo conexión para llegar a Río al partido entre Chile y España ese día, y colombianos con el sueño de ver después de 16 años a Colombia en un mundial al día siguiente contra Costa de Marfil.

Si leyeron el primer párrafo y no entendieron algo, puedo explicarles. En 2012 tras haber vivido en Washington quise inaugurar vamos a llamarlo una categoría en este blog sobre mis experiencias de viaje. Hay entradas de Washington DC, Nueva York I y II, Baltimore y uno que otro post sobre Sao Paulo como este y este. Por eso hoy quiero contar cómo nos fue viajando por una semana en Brasilia y Belo Horizonte. Hace unos días escribí en Facebook: 

Todos los que viven fuera o simplemente les gusta viajar deberían tener un blog y escribir sobre los lugares que conocen. Los recuerdos se borran, por más fotos que tengamos.

Viajamos a Brasilia por Avianca. Si están pendientes y compran con tiempo, hay tarifas muy baratas para viajar dentro de Brasil. Por $100 USD pueden comprar un trayecto. Eso sí, hay que tener en cuenta que Brasil es muy grande y no cuesta lo mismo viajar en el sur, entre ciudades como Sao Paulo, Río, Porto Alegre o Curitiba, que entre Manaos y Salvador, por ejemplo. A estas últimas ciudades, y sobre todo las que están al norte, salen menos vuelos y cuesta más. 

Acá yo uso Despegar (Decolar en Brasil) para consultar entre varias empresas y si me llama la atención el precio, voy directamente a la página de la aerolínea. Otra página recomendada para hacer este tipo de consultas es Skyskanner.

Hablo de esto y no solo del viaje todavía porque son temas que salen eventualmente en conversaciones con otras personas con las que uno habla y que no tienen ni idea de cómo buscar pasajes en Internet. Eso explica por qué existen todavía las agencias de viajes.

En fin, para viajar dentro de Brasil o entrar al país por turismo, se puede hacer sin pasaporte siempre y cuando seamos ciudadanos de algún país miembro del Mercosur, y así fuimos, con cédula de ciudadanía colombiana de Sao Paulo a Brasilia, un vuelo de un poco menos de 2 horas. Ahí llegamos al Aeropuerto Internacional Presidente Juscelino Kubitschek a las 8 de la mañana. El aeropuerto queda adentro de la ciudad (aunque no en toda la mitad como Congonhas de Sao Paulo) y hay buses saliendo todo el tiempo que nos pueden llevar a alguna avenida principal, a una estación del metro o a la rodoviaria, nombre con el que se le conoce a la estación de buses en portugués. El precio no supera los R$3 (menos de $2 USD), pues son buses pequeños.



Quiero mencionar acá que Brasilia fue una ciudad construída desde ceros en una región central del país. Es decir, no fue como la mayoría de ciudades latinoamericanas que comenzaron a construirse alrededor de una iglesia o una plaza, sino que en la década de los 50 el presidente Kubitschek (por eso el nombre del aeropuerto) propuso trasladar la capital desde Río a Brasilia, que sería construída y planeada para unir el norte con el sur del país y poblar la zona. Además, por razones geopolíticas era algo que se tenía planeado desde varias décadas atrás.


La primera impresión que uno tiene al ver las calles de Brasilia es de una ciudad perfecta, ordenada y limpia. Todo está en su lugar, y me parece que como todos vinieron desde afuera para su construcción, tienen una cultura de cuidar las cosas que no se ve en Sao Paulo. Sobre esto, vale la pena decir que en la planeación de la ciudad estaba que cada "barrio", solo por darle un nombre, debía haber lo necesario para que la gente no tuviera que ir a otras partes de la ciudad, como centros comerciales, centros médicos, restaurantes, supermercados. Por eso mientras uno camina las calles son exactamente iguales a las de 2 kilómetros atrás. Esto, sin embargo, se siente más en el ala norte y en el ala sur, que fue donde comenzó la construcción de la ciudad.

Nosotros nos dirigíamos hacia el ala sur. Nos quedaríamos donde un amigo nuestro que vive en Brasilia y llegamos caminando después de haber tomado el bus desde el aeroperto. Los brasilienses son muy amables y nos ayudaron sin siquiera preguntarles cuando nos veían con un mapa en la mano.

Ya instalados, el resto del día fue para encontrarnos con varios amigos que estaban en otra parte de la ciudad para después ir al Fifa Fan Fest, un evento organizado en cada ciudad anfitriona del mundial, donde hay pantallas gigantes transmitiendo los partidos. A diferencia de Sao Paulo, donde el Fan Fest es en un punto central y de fácil acceso con varias líneas del metro, en Brasilia el evento quedaba tanto lejos de una estación del metro, como en un punto al que era difícil llegar, incluso conociendo la ciudad.

Para llegar al Fifa Fan Fest había que llegar en metro a la estación Praça do Relógio y ahí caminar al menos 40 minutos. Buses pasaban muy poco y según las indicaciones daba para llegar caminando. Si no estoy mal, el precio del pasaje de metro es de R$3, igual al de bus, solo que hay que comprarlo antes de ingresar. No se puede pagar dentro.


En ese Fifa Fan Fest, viendo a Chile clasificándose y eliminando a España, y con una parranda vallenata que llevaron al evento, acabó nuestro primer día en Brasilia. Debíamos dormir y aguardar por el segundo juego de Colombia al día siguiente.






Esperen la segunda parte de este post con la continuación.

Daniel Afanador

El poder de los hábitos

Etiquetas: [Emprendimiento]  [Hábitos]  
Fecha Publicación: 2014-06-20T00:00:00.000-05:00

Hace 2 años por influencia de amigos y familiares que les gustaba hacer maratones tomé la decisión de empezar a correr 3 veces por semana. Debía empezarlo a hacer porque a causa de una lesión de rotura de ligamentos me alejé mucho del fútbol. Como no quería quedarme quieto en mi casa sin hacer nada mientras comía y ganaba peso, decidí tomar acción y hacer algo para contrarrestarlo, así que retomé una actividad que nunca me tomé en serio: correr. Ya varias veces había intentado salir a correr, pero apenas le daba la vuelta a la manzana. Ya después tomé esa poca experiencia y lo aumenté a varias vueltas, ahí fui aumentando las distancias y hoy ya son varios kilómetros 4 veces por semana.

Normalmente cada año paro 1 o 2 veces por unos días la rutina y la retomo al cabo de unas semanas. Esta semana me tomé esa pausa, pues acabé el semestre en la universidad y estaré viajando a Brasilia y a Belo Horizonte de vacaciones y me queda imposible continuar con mi rutina en otra ciudad. De paso aprovecho para preguntarles a los que viajan o traviajan cómo hacen con este tipo de rutinas para no estarlas rompiendo permanentemente.

En fin, quería aprovechar la oportunidad para reflexionar sobre cómo hice para pasar de días en que dormía hasta las 11 de la mañana, a levantarme más temprano para salir a correr varias veces por semana. En otras palabras, cómo hice para crear un hábito desde ceros y hacerlo parte de mi rutina diaria.

Este tema me llamó la atención tras leer El poder de los hábitos de Charles Duhigg. De hecho, ya me llamaba la atención el tema de los hábitos, pero no había leído mucho al respecto y fue por eso que terminé comprándolo, pues quería entender un poco mejor cómo funciona en nuestra mente la creación, alimentación y rompimiento de hábitos.

¿Qué es un hábito?


Como no quiero dar una definición estricta sino más bien explicar en qué consiste, vamos a decir que un hábito es lo contrario a tomar una decisión. Vamos a suponer que mañana vamos a levantarnos temprano para correr por 30 minutos, pero nunca antes lo hemos hecho. Si lo pensamos, estamos por tomar una decisión al escoger si dormimos durante una hora más o si preferimos ir a hacer deporte. Si optamos por la opción más saludable, estaremos mañana temprano listos para salir a hacer algo ejercicio. ¿Pero qué pasa si repetimos esta decisión durante un mes o más? Se convierte en hábito automáticamente ya que le estamos ahorrando trabajo a nuestro cerebro de tomar decisiones y convertirlas en parte de nuestra rutina.

Si se fijan bien, la vida diaria está basada en pequeñas acciones que hacen parte de nuestra rutina en las que ni siquiera pensamos. Levantarnos temprano, irnos a bañar, vestirnos, desayunar, ir al trabajo...en fin. Analicen su propia vida y se darán cuenta. Ustedes no lo piensan 2 veces antes de lavarase los dientes cuando ya están al frente del espejo. 

Nuestras vidas serían una cosa jartísima si alguien las analizara. ¿Por qué? Porque todos los días suelen ser igual a los anteriores gracias a esas pequeñas acciones que crean nuestro día a día. La idea de los hábitos es insertarse dentro de esas rutinas hasta el punto en el que a nuestro cerebro no le cueste trabajo aceptarlo.

Yo, por ejemplo, un día decidí escribir al menos una vez a la semana, SÍ o SÍ y así ha sido desde hace 2 años. En este momento estoy alistando maleta, o la semana pasada estaba haciendo trabajos de la universidad, pero sea como sea mi cerebro sabe que le tengo que dedicar algo de tiempo a este blog y ya es algo que no me cuesta trabajo.

¿Cómo romper con un vicio?


¿Pero qué pasa cuando un hábito en vez de hacer algo bueno por nuestras vidas le hace daño? Por ejemplo fumar. Vamos a llamar esto de vicio, solo por darle un nombre (no pretendo juzgar a nadie). En mi anterior trabajo tenía un compañero que iba a fumar por lo menos una vez cada hora. Además de hacerle daño a su salud (aunque vean, también tiene sus beneficios), es un gasto permanente que tiene que soportar su bolsillo. El punto de mi compañero es que inconscientemente su cerebro le daba órdenes cada vez que era la hora de fumar. Lo ha hecho tantas veces, que no hay palabras que convezan a su cerebro de que lo piense 2 veces antes de ir por un cigarrillo.

Por eso es tan difícil dejar de fumar, porque ya es algo que hace parte de la rutina de uno y el cerebro no cuestiona eso. En ese caso, lo que hay que hacer es sustituir el hábito por algo más, no quitarlo de raíz de un día para otro. Entonces en vez de un cigarrillo hay que darle algo al organismo a cambio. No sé...¿un chicle?, ¿un chocolate?, ¿un café? La cuestión es que el cerebro, según el libro que mencioné más arriba, funciona con base en recompensas. El cigarrillo aquí es una recompensa tras haber trabajado durante una hora. 

Lo que quiero decir es que, si queremos crear un hábito, será más fácil si trabajamos con pequeñas recompensas. 

Si en cambio en vez de acabar con un hábito queremos crear uno, como en el caso de empezar a hacer ejercicio, puede ser que al volver a casa nos demos un buen desayuno. Si queremos leer más, puede ser que por cada libro nos premiemos con un CD de música nuevo, no sé...eso se lo dejo a cada uno.

Sobre este tema ya había hablado cuando expliqué cómo empecé a hacer más ejercicio, a no dejar abandonado mi blog y a aprender portugués. En cuanto a hacer ejercicio, es algo que me hace sentir bien conmigo mismo. El no dejar abandonado mi blog, a largo plazo la recompensa son los lectores, contactos y oportunidades que se me irán abriendo ¿sabían que este blog me consiguió trabajo y varias cosas más? Y sobre aprender portugués la recompensa era estar al cabo de un tiemo estudiando fuera del país.

Hasta aquí, la idea del post de hoy era hablar un poco sobre los hábitos y comentar un libro que leí al respecto. Se los recomiendo, ya que lo que mencioné acá fueron apenas unos apartes de su contenido y hay más cosas que se pueden aplicar a la vida diaria, a la vida de una organización o de una comunidad. Sin embargo, no es necesario leerse el libro para interesarse por el tema, solo cuestionarse sobre esas cosas que hacemos todos los días casi de manera natural. Fíjense si detrás hay una recompensa o al menos su cerebro toma esas pequeñas acciones como una recompensa. ¿Ustedes tienen algún hábito?, ¿cómo hicieron para adquirirlo?, o en el caso de un vício, cómo hicieron para dejarlo.

Daniel Afanador
Correo
Imagen propiedad de LWYang

Cómo es estudiar una maestría

Etiquetas: [Educación]  [Idiomas]  [Vida Laboral]  
Fecha Publicación: 2014-06-12T00:44:00.000-05:00

Hoy me salgo de la rutina de publicar los viernes y lo hago con un día de anticipación porque no creo que vaya a tener ganas ni tiempo de escribir el mismo día de la inauguración de la Copa del Mundo y del primer partido entre Brasil y Croacia, que se juega precisamente aquí en Sao Paulo. Como no voy a tener cabeza para eso, aquí voy.

Mientras escribo esto, estoy en una batalla interminable por terminar todos mis trabajos de la maestría antes de que acabe el semestre. No quería que comenzara la copa y yo aún tuviera cosas que hacer. Creo que lo voy a lograr, aunque voy a tener un par de días en los que aún habiendo comenzado la copa, yo estaré aún haciendo correcciones a mis trabajos. Tal vez se pregunten: ¿es tan pesada una maestría que ni hay tiempo para disfrutar el mundial incluso estudiando en Brasil? Bueno, antes de responder, quiero explicar un poco de qué estoy hablando.

Para los que no me conocen personalmente, no son amigos, ni familiares, o quizás no se hayan pasado por el Acerca De o por mi perfil de LinkedIn, quizás no sepan que además de tener este blog, soy estudiante de maestría en comunicación y prácticas de consumo en ESPM, una universidad pequeña con presencia en Sao Paulo, Rio de Janeiro y Porto Alegre, y muy fuerte en marketing, publicidad y propaganda. Según un ranking que la Folha de Sao Paulo presenta cada año, es la que mejor reputación tiene en el mercado, y la tercera mejor académicamente en el campo. Aunque ese ranking está basado en los pregrados, habla bien del tipo de institución en la que estoy estudiando, que en cuanto a la maestría que yo hago es la única en Brasil que estudia comunicación y consumo. Es decir que es la única que desde la comunicación está proponiendo teorías sobre el consumo.

La diferencia entre maestría y master


¿Qué es y qué no es una maestría? Esta pregunta me parece importante aclararla porque se suele confundir el concepto de Master utilizado en España con el de maestría, o en Inglés Master of Arts (MA) o Master of Science (Msc). Aquí va mi explicación: una maestría es un título universitario y académico de posgrado entregado a alguien que se preparó como investigador en un área específica. El tener este título convierte a su portador en un maestro titulado o magister en su campo. En mi caso, yo me estaría preparando como maestro titulado en ciencias de la comunicación y consumo, por una investigación que estoy preparando sobre blogs y consumo. ¿Por qué es importante el título? Para trabajar en una universidad es mucho más fácil. Muchas lo exigen.

Ahora bien, ¿qué no es una maestría? Una maestría es diferente a un Master, palabra utilizada por algunas instituciones educativas en España para referirse a ciclos cortos de formación de 6 meses o 1 año, no necesariamente ofrecidos por universidades. Mi amigo Ángel escribió todo un post al respecto sobre por qué está en contra de estos programas. Su propuesta está por fuera de una discusión académica, pero sirve para reflexionar sobre si vale la pena o no seguir estudiando después de la universidad. 

Por otro lado, un Master no acredita a nadie como investigador y no debería habilitar para ser profesor o investigador de una universidad. Eso sí, habría que ver la institución que lo ofrece y sus características para tomar con cuidado lo que estoy diciendo. Pero si quieren saber más, aquí en la Wikipedia amplian esta discusión.

Aclarada la diferencia entre maestría y master, como se habrán dado cuenta, yo estoy en el primero. ¿Que si quiero ser profesor? Sí, algún día, pero no quiero ser un profesor que siempre estuvo en la academia haciendo teorías y nunca salió al mundo real. Esa es una de las criticas que yo tengo en contra de la universidad. Por eso además de acreditarme como profesor o investigador, quisiera durante algún tiempo dedicarme a aprender cosas que pueda enseñar algún día y que sirvan en la vida real. Por otro lado, como ya mencioné, mi investigación tiene que ver con blogs, que es algo a lo que me he dedicado durante los últimos 6 años y conozco muy bien. Así las cosas, espero hacer un trabajo que me sirva tanto en la vida real, como en la vida académica.


Qué tan pesada es una maestría


Ahora sí, volvamos a la pregunta del inicio: ¿es tan pesada una maestría que ni hay tiempo para disfrutar el mundial incluso estudiando en Brasil? Como sabrán, aprendí portugués durante 1 año para venir a estudiar a Sao Paulo. Para los que no lo saben, Brasil es un país con muchas oportunidades académicas. Yo por ejemplo tengo beca. El tener una beca me obliga, por un lado, a tener un excelente rendimiento académico, y por otro lado, a trabajar algunas horas en la universidad para retribuir el que ellos me estén pagando la universidad. Estas 2 cosas, ser excelente y trabajar, dejan muy poco tiempo libre. En mi caso, tengo que leer textos que no están en mi lengua materna y redactar artículos y reseñas también en otro idioma. Esto hace las cosas aún más pesadas.

Otra cosa es que, aunque me guste estudiar, llevaba al menos 2 años sin leer textos tan pesados como los que hay en una maestría. Cuando aprendí portugués o hice el curso online en Stanford, la exigencia era menor porque los profesores entendían que uno tenía más cosas que hacer. En Colombia hasta lo entienden y las maestrías ofrecen clases los viernes en la noche y los sábados durante el día. Algunas hasta dan clase cada 4 sábados porque entienden que  los alumnos trabajan durante la semana. En mi caso, estoy en una universidad donde prefieren que uno le dé prioridad a la maestría, que a cualquier otra cosa. No sé cómo sea en Estados Unidos o Europa.

Entendido esto, se imaginarán que estudio entre semana y, al menos en este primer semestre, tenía que leer textos sobre filosofía, teorías de la comunicación y técncias de investigación. Debía escribir cada semana comentando los textos y al final queda muy poco tiempo libre, más si no quiero que este blog muera. De hecho, si yo no tuviera otras actividades que me ayudaran a salir de esa rutina de estudio, ya me hubiera vuelto loco. 

Todo lo anterior para decir que estudiar una maestría es pesado. De hecho lo he estado pensando y quizás no sea tan diferente a tener un trabajo: me pagan los estudios, y a cambio yo tengo unas responsabilidades académicas, rendir cuentas a mi orientadora y a los profesores, cumplir unos horarios...en fin. Después de haber trabajado durante un tiempo después de graduarme puedo ver las cosas de esta manera.

En este momento, mientras escribo este post, tengo en otra pestaña del navegador un artículo académico en portugués por terminar sobre técnicas de investigación cualitativa (sí, una jartera para los que nunca les gustó estudiar). Por eso, si cuando fueron a la universidad les daba pereza hacer los trabajos, leían a veces, no participaban, pero en cambio eran líderes cuando se trataba de hacer cosas prácticas o les fue muy bien cuando hicieron práctica, no creo que estudiar sea lo de ustedes. Piénselo muy bien porque van a ser 2 años de leer y escribir mucho.

Pero si en cambio les gustaría seguir estudiando, y han pensando en una maestría, no lo dejen solo en la idea y háganlo realidad. Aún cuando no quieran ser profesores o investigadores, al cabo de estos 2 años alguien va a valorar su conocimiento y su dedicación (eso también lo necesitan las empresas). Si quieren una beca en Brasil, pueden empezar mirando por aquí. La OEA ofrece cientos de becas cada año a ciudadanos de países miembros de la organización, y nadie se toma la molestia de hablar sobre eso. Si aplican a una beca en un segundo idioma, van a tener más opciones de ser seleccionados. Por eso aprendí portugués. Si aplican a varias becas y nunca son seleccionados, ahí le van cogiendo el tiro y seguro una sale más adelante. ¡Yo apliqué a 3 y la cuarta fue!


Ya para cerrar, quería compartir esta información porque en este momento estoy en un círculo en el que la única información que sale va para revistas académicas que nadie lee solo leen profesores de otras universidades y para eventos académicos a los que solo van esos mismos profesores. Piensen en los personajes de The Big Bang Theory para que entiendan a qué me refiero. No sé cómo sea en otras universidades o en otros campos, pero al menos así es en la que yo estoy. 

Cuando se me ocurrió la idea de estudiar por fuera del país hace varios años toda la información la fui consiguiendo yo por mi cuenta y nadie me dijo lo que les estoy contando aquí, solo algunas cosas que amigos o familiares que ya habían estudiado me habían contado. A todos ellos, muchas gracias. 

Algo muy común en este mundo son los círculos académicos, casi impenetrables y alejados de la vida real. Una de mis intenciones al hacer maestría es tratar de cambiar las cosas desde adentro. Yo solo no lo voy a conseguir, pero quiero hacer las cosas de una manera distinta y que más gente común y corriente sepa qué es lo que se hace dentro de la universidad.

D
aniel Afanador

Agregación de contenidos: ¿referenciar o robar?

Etiquetas: [Blogs]  [copyright]  [Derechos de autor]  [Google]  [Internet]  [p2p]  [piratería]  [Propiedad Intelectual]  
Fecha Publicación: 2014-06-06T00:00:00.000-05:00

Estamos empezando a ver cómo cada vez que un modelo de negocio tradicional se siente amenazado por un nuevo modelo que irrumpe en el mercado, las reacciones son desde exageradas hasta violentas. El caso de Napster a finales de los 90 y comienzos de la década pasada fue uno de los primeros. Esa vez la industria musical consiguió cerrar el servicio. Algo parecido le sucedió a Grooveshark, uno de los primeros servicios en permitir streaming de música online. A pesar de que todavía existe, en su momento fue demandada por 4 de las casas discrográficas más grandes del mundo. Luego vino el juicio contra The Pirate Bay (del que hubo hasta una película)...y en fin. 

Hace unas semanas hablábamos del caso Uber y cómo el gremio de los taxistas en varias partes del mundo sentía amenazado su modelo de negocio, a pesar de que llegábamos a la conclusión de que en un país como Colombia, muy pocas personas tienen acceso a una tarjeta de crédito, y aún los que tienen una sienten cierto temor al realizar transacciones por Internet, y más aún desde el celular.

Hago mención a estos episodios porque de alguna forma tienen que ver con un nuevo debate que se está dando de parte de los medios tradicionales de comunicación y los nuevos medios. Quiero hacer referencia al caso en Colombia entre Andiarios, organización conformada por los principales medios tradicionales en Colombia, y Pulzo, un medio digital agregador de contenidos colombiano. ¿Cuál es el problema? Una carta de Andiarios dirigida a Pulzo en la que le pide que se abstenga de publicar contenidos originales de los diarios más grandes en Colombia:

“Sin autorización nuestra, y sin haber sido siquiera consultados, se están incluyendo diariamente contenidos de los medios impresos y digitales editados por las empresas que representamos”

Aparentemente a los diarios grandes les molesta que sus contenidos aparezcan referenciados en otros sitios. Uno pensaría que es porque les están quitando lectores, pero la discusión es un poco más compleja. 

Cada diario tiene un equipo de periodistas dedicado a escribir noticias, reportajes, crónicas, tomar fotografías, hacer entrevistas...y todo esto tiene detrás a un equipo de profesionales que todos los días invierte tiempo y recursos en generar todos estos contenidos. Llega un sitio de Internet que toma lo mejor de todos los medios y crea un nuevo contenido con lo mejor que hay disponible. ¿Esto esto justo?

A simple vista no lo es. Lo primero lleva mucho más trabajo, aparentemente. Sin embargo, no podemos menospreciar la labor de buscar la mejor información que hay disponible en Internet y darle un agregado con opiniones y destacando lo mejor de varias fuentes. Esto dejaría sin valor cuando un diario tradicional toma un comunicado de prensa y lo publica sin cambiarle ni una coma. ¿Ya se dio el debate sobre esto? 

De hecho desde este blog publiqué una denuncia en contra de los mayores operadores de telefonía en Colombia, y hasta me tomé el trabajo de enviarle una información que estaba en mis manos a un periodista del diario El Tiempo. La noticia apareció en primera página del diario en su edición del domingo, y ni una mención hacia mi blog. Los viejos medios también lo están haciendo.

La cuestión del debate y lo que deberían preguntarse los viejos medios es: ¿qué están haciendo ellos diferente a los nuevos medios para ofrecer contenidos originales adaptados a los usuarios en Internet? Tienen unos blogs que dan pena, no tienen ningún rigor editorial, las noticias no ofrecen enlaces externos de referencia para ampliar a más información y las noticias de tecnología llegan días o semanas después de que las mencionen en The Verge, TechCrunch o Mashable.

Entonces, si no están haciendo ningún mérito por hacer las cosas mejor que un medio creado exclusivamente para Internet y ellos mismos publican contenidos sin cambiarles ni una coma, ¿cuál es la verdadera causa del problema? Trataré de explicarlo desde mi punto de vista.

Un medio como El Tiempo o El Espectador más que preocuparse por que detrás de sus noticias hay mucho trabajo, lo que les preocupa es LA PAUTA. Las empresas pagan por aparecer en algún lugar de esos medios. Normalmente estos formatos de publicidad se venden por impresión, por click o hasta por conversiones. Es decir, si yo quisiera vender espacio en este blog, lo podría cobrar cada vez que un anuncio sea mostrado 1.000 veces (CPM), cada vez que alguien dé click (CPC) o cada vez que alguien dé click y haga una compra desde el sitio de destino (conversiones).

Lo que estoy sospechando es que desde los diarios colombianos vieron una reducción del tráfico de sus portales y tenían que buscar algún culpable: “no somos nosotros que estamos haciendo las cosas mal, sino es ese sitio Pulzo que se está robando nuestras noticias“. Es el mismo debate de la industria discográfica de buscar culpables en las plataformas de P2P cuando lo que realmente hay es usuarios queriendo acceder a los mismos contenidos desde otra forma.


Por eso si ven una publicación en Facebook de un diario, van a ver que está hecha para generar tráfico hacia el sitio de ellos (y contar el número de clicks. Con el enlace acortado se puede tener acceso a esa información). Lo anterior no es malo, pero sirve para analizar el trasfondo de una situación: los que se encargan de ofrecer la pauta a un cliente desde un medio tienen que llegar con cifras adonde ese cliente y decirle: vea, su empresa debe aparecer acá porque va a tener un alcance de 100.000 impresiones diarias...y ahí le echan el carretaso de por qué eso es bueno.

Si de un mes para otro se les cae el tráfico, ya sabemos de qué se van a agarrar. Esta parte de la historia quizás la entienda el área digital del medio, pero uno cómo va y le explica el discurso de generar buenos contenidos adaptados a Internet a un director de un periódico que además tiene una secretaria que le imprime los correos...


En Hangouts de Periodismo, donde se discutió sobre este tema, Mauricio Jaramillo mostró la grabación del director de un medio afiliado a Andiarios afirmando que la frase de "está prohibida su reproducción total o parcial" debería aplicarse también en Internet. Ese pensamiento arcaico es el que da origen a esta discusión.

Y bien, así como con Napster, Grooveshark y The Pirate Bay, siempre llegamos a la misma conclusión, de que hay una demanda por consumir contenidos de la forma en que estas plataformas lo ofrecen. Esta nueva demanda, por el lado del periodismo, debe traer un cambio en cuanto a la adaptación de los contenidos. No basta con tomar la nota publicada en el impreso y publicarla en digital con unos links que lleven a noticias internas del mismo sitio. Hay que buscar cuáles son los contenidos que funcionan en Internet y mejorar con base en eso, no perseguir culpables donde no los hay.

Cuando uno ve las cosas desde esta perspectiva, uno puede entender el valor de que lo referencien a uno desde otro sitio: eso quiere decir que estoy sirviendo de referencia para que alguien genere contenidos y me está generando tráfico. Eso hasta lo valora Google según el número de enlaces y me posiciona mejor que otros sitios. Por eso si se hiciera lo que desde Andiarios proponen de no referenciar a contenidos originales de sus afiliados, y quitáramos todos los enlaces apuntando hacia sus sitios, se les haría más daño que bien, ya que prácticamente dejarían de existir para Google.

Ese debate se dio en Bélgica, donde los diarios pedían compensación porque estaban apareciendo en Google News, aun cuando esto les estaba generando tráfico. ¿La solución? Un tribunal ordenó a Google desindexar todos esos diarios de Google News. Luego se dieron cuenta del error que habían cometido.

En España es similar con una nueva tasa a agregadores que está por salir, donde los medios piden compensación cada vez que alguien los referencie. Tan extremo, como que desde Meneame han dicho que si esto es aprobado, se mudan a otro país o cierran.

Según esto, podríamos hacer lo que piden desde Andiarios y dejar de referenciar contenidos. Desde Pulzo podrán quitar todos los enlaces apuntando hacia estos diarios, pero eso solo los va a perjudicar. O podrían hacer oídos sordos y mudarse a otro país para seguir funcionando, pero eso no va a solucionar nada. De cualquier forma, los medios tradicionales afiliados a Asomedios van a seguir generando contenidos mediocres para Internet, mientras que medios pequeños los van a seguir referenciando para crear un valor agregado. Lo mejor que se puede hacer es dar este debate y llegar a punto en el que gane tanto las 2 partes, como los lectores de ambos lados. No es necesario amenazar.

Daniel Afanador
Imagen propiedad de Quinn Dombrowski

25 cosas que un colombiano debería saber sobre Sao Paulo

Etiquetas: [Brasil]  [Ciudades]  [Sao Paulo]  [Turismo]  [Viajes]  
Fecha Publicación: 2014-05-30T00:00:00.000-05:00


Hola, amigos. Hoy traigo un post un tanto diferente. Hoy no voy a hablar de Internet, de tecnología, ni de emprendimiento. Nada de eso. Va a ser más un post tipo blog de viajes. Y es que sé de muchos colombianos que van a venir a Brasil durante la copa, así que aprovechando que ya tengo más de 4 meses en Sao Paulo desde que empecé a estudiar, quise escribir este post sobre 25 cosas que cualquier persona debería saber sobre Sao Paulo, no solo colombianos. Son solo 25 cosas que me han llamado la atención y que me han ayudado a entender mejor esta cultura y esta ciudad, que en muchas cosas es muy parecida a Bogotá, en cuanto a que no es una ciudad turística, es una ciudad de negocios. Recibe a gente de todo el país y hasta de todo el mundo. Tiene un tráfico caótico y alberga mucha gente: a más de 11 millones de personas solo en la ciudad. En el estado son hasta 40, casi la población de Colombia.

¿Quieren saber más? Aquí les dejo y al final hay 2 vídeos:
  1. El aeropuerto internacional de Guarulhos de Sao Paulo no queda en Sao Paulo. Queda en una ciudad que se llama Guarulhos.
  2. Ir desde Guarulhos a Sao Paulo pueden ser fácilmente 1 o 2 horas, según el tráfico, y de hacia qué parte de Sao Paulo uno vaya. Sin embargo uno no se da cuenta de cuándo entra o sale de la ciudad. Hay zonas tan aísladas, que llegar al centro pueden ser fácilmente 4 horas.
  3. Hay helicópteros sobrevolando la ciudad cada 15 minutos. Son altos ejecutivos que no están dispuestos a perder tiempo en el tráfico.
  4. Todos los carros son negros o grises. Bueno, no todos, pero casi.
  5. Hay tantos edificios, que es prácticamente imposible ver una montaña en el horizonte. Además, no hay zonas verdes. Solo cemento.
  6. En mitad de año hace un frío infernal. Yo en este momento tengo una camiseta manga larga y 2 chaquetas, aún cuando estoy dentro de la casa. Y a final de año hace un calor infernal que embrutese a las personas, sobre todo después del almuerzo.
  7. Todo es carísimo. Un almuerzo (bien rebuscado) de R$13 viene sin jugo (R$4). Con eso mismo uno almuerza 2 veces en Bogotá y el jugo ya viene incluído. No obstante, hay otras 2 opciones para almorzar: una es pagar 'por kilo' y uno come todo lo que quiera, pero al final paga según el peso. La otra es un 'self service'. En esta uno se sirve todo lo que quiera pero hay una tarifa única. Esta me parece mejor porque en la primera uno no tiene noción de cuánto le va a costar y uno termina volviéndose loco mientras se sirve.
  8. El metro o el autobús cuestan R$3, el doble de lo que vale en Bogotá. Lo bueno del sistema de transporte es que es integrado. O sea, si uno tiene tarjeta, uno puede tomar varios buses o el metro en menos de 3 horas y sigue costando R$3.
  9. Hay que usar Google Maps sí o sí. De lo contrario uno corre el riesgo de perderse entre calles que no tienen ninguna lógica entre la una y la otra, y en que cada una tiene su propio nombre, a diferencia de Bogotá que van de las 0 a la 200.
  10. Cobran roaming cuando uno sale de Sao Paulo. Esto es porque a pesar de que el país está bien económicamente, siguen teniendo la misma infraestructura de telecomunicaciones como de los años 90.
  11. La burocracia es del tipo: no puedes alquilar un apartamento si no tienes cuenta en el banco, y no puedes abrir una cuenta en el banco si no tienes un comprobante de residencia.
  12. Para cualquier trámite piden un sello en el 'cartorio' (una notaría). Si no está ese sello, no reciben nada. Una vez el sello, ese papel no lo van a mirar.
  13. El portugués no es tan fácil como creías. Intenta mantener una conversación con un habitante de clase baja o de la periferia y querrás haber aprendido algo de portugués. Por otra parte, todo el mundo va a decir que entiende español. No es cierto. A menos que lo dominen muy bien, es mentira.
  14. 'A gente' es una expresión extraña y difícil de entender. Literalmente quiere decir 'la gente', pero se utiliza para decir 'yo' o 'nosotros'. 'A gente va comer' puede significar 'voy a comer' o 'vamos a comer'.
  15. Con cualquier persona que uno hable, van a preguntar por qué equipo 'torcemos'. Es decir qué equipo nos gusta. Lo mejor es decir uno de los 4 del estado: Corinthians, Sao Paulo, Palmeiras o Santos.
  16. Todos han trabajado o al menos conocen a alguien que trabaja en una agencia de publicidad.
  17. Los brasileros se sienten más europeos que Latinoamericanos. Creo que es la barrera del idioma. Aún así, culturalmente son muy parecidos a nosotros: son amables, buena gente, religiosos, la familia es muy importante, pero tienen grandes problemas con la corrupción.
  18. Para los brasileros solo hay 3 cosas: el fútbol, el carnaval y la telenovela. De hecho, todo gira en torno al canal O Globo, el segundo conglomerado de medios más grande del mundo. Entonces todas las conversaciones giran en torno a esos 3 temas.
  19. Todo el mundo le echa la culpa a de los problemas del país al PT, el partido de la presidente Dilma y del ex presidente Lula.
  20. Mucha gente está molesta por la copa. Resumiendo, es absurdo que hayan construido estadios en el Amazonas donde el mejor equipo es quizás de cuarta división, mientras el país tiene problemas más delicados en salud o educación. Y es absurdo que a 15 días de empezar el mundial no hayan entregado todos los estadios.
  21. Todos van al psicólogo y no es una exageración. Uno hasta se siente mal de no tener uno.
  22. Hay bastantes personas de descendencia japonesa. De hecho la mayor colonia de japoneses en el mundo está en Sao Paulo.
  23. Así como en Bogotá hay restaurantes peruanos, en Sao Paulo hay bastante comida japonesa e italiana. Creo que por eso venden sushi barato en los supermercados y hay pizzerías cada 2 cuadras. Hay todo un barrio con comida japonesa, se llama Liberdade.
  24. La comunidad de CouchSurfing de Sao Paulo es increíble. No es solo para buscar cuarto gratis. También organizan actividades y reuniones. Hacen tures gratis por el centro y tienen reuniones semanales para cuando uno quiera ir a conocer gente.
  25. Al igual que los bogotanos, los paulistanos dicen que no tienen acento: ¡Claro que tienen!
Dos Links que pueden resultar útiles: con esta página pueden saber cuánto vale un real en pesos o en dólares. Con esta otra pueden comparar el costo de vida de 2 ciudades.

Esto cuestan más o menos algunos productos en Sao Paulo:
  • Cigarrillos R$6.75.
  • Gaseosa en lata en un restaurante R$3
  • Cerveza R$2.5 en supermercado y R$8 en un bar.
  • Hamburguesa con papas y gaseosa en un sitio X R$17.
  • Combo en McDonalds o Burger King R$20.
  • Un almuerzo sin tener que rebuscar precios bajos R$22
  • Porción de papas a la francesa R$18
  • iPhone 5S R$2.700
Y 2 vídeos que me gustaron: un mini documental de 4 minutos muy completo sobre la ciudad, y aterrizaje en Congonhas, el otro aeropuerto, donde parece que el avión fuera a dar contra un edificio.


Lo que nadie me dijo sobre tener un blog

Etiquetas: [Blogs]  
Fecha Publicación: 2014-05-23T00:00:00.000-05:00

Hace 6 años, en mayo de 2008, el año en el que entré a la universidad, se me ocurrió un día abrir un blog. No sabía nada, pero llevar varios años navegando entre blogs y foros, dejando uno que otro comentario por ahí, fue lo que me empujó a abrirme una cuenta en Blogspot Blogger y publicar un artículo que había escrito meses antes en Word, y que había guardado en el disco duro de mi computador. Era un artículo sobre 1984, el libro de George Orwell. Ahí nació este blog.

Pasó casi 1 año y solo publiqué otro post a los 15 días, nada más. Hasta ahí ya había cometido varios errores. Como por ejemplo, abrirme una cuenta en Blogger y no en WordPress. Creo que siempre lo voy a lamentar. La plataforma de blogs de Google es un producto perverso y muy descuidado. Me tomó varios años y aprender a usar WordPress para darme cuenta de esto. Las opciones de diseño y personalización dejan bastante que desear, y uno no puede hacer practicamente ninguna configuración técnica, pues no hay un hosting al que uno pueda acceder para modificar archivos, como sí se puede hacer cuando uno instala WordPress (que es diferente a tener un blog terminado en .wordpress.com. Ya vamos a ver por qué). Incluso solo hasta hace poco incluyeron una opción de hacer redireccionamientos 301, pero bueno...eso es de otra discusión.

Si me preguntan por qué seguí usando Blogger aun cuando sé que es malísimo, en mi defensa diría que no quiero perder todo el tráfico y los comentarios, así como no quiero configurar desde ceros un blog. Eso es mucho trabajo y aquí hay publicadas más de 200 entradas.

Así que primer error: no investigar qué plataformas para empezar un blog desde ceros había en ese momento ni pensar en si era necesario tener un hosting o un dominio.


Mi recomendación es que si quieren hacer algo profesional y bien hecho, no utilicen Blogger ni WordPress.com, mejor compren un hosting y pagan anualmente (puedo sugerir Hostgator), algo así como $50 USD. Ya con eso es solo instalar WordPress. Alguna vez intenté con otro gestor de contenidos que se llamaba MovableType, pero la instalación era más bien complicada.

Si en cambio solo quieren aprender y no quieren algo tan profesional, Blogger, WordPress.com o Tumblr están bien para empezar.

De acuerdo con la decisión que tomen, podrán saber si quieren o no un dominio. ¿Quieren un dominio tipo www.sunombre.com o sunombre.wordpress.com? Lo segundo no se ve tan profesional. Cualquiera abre un blog gratuito y hay millones así, mientras que tomarse el tiempo de pensar en una marca conlleva más trabajo, y nos diferenciará desde el comienzo. Yo cometí ese error y la URL de este blog cuando empecé era mirinconbr.blogspot.com. ¿Quień se va a acordar de todo eso para escribirlo en la barra del navegador? Por eso no me leían ni mis amigos.

El precio de un dominio puede ser de entre $10 a $20 dólares anuales, una inversión que vale la pena. Puedo recomendar GoDaddy o mi.com.co, y creo que los .CO son los más novedosos (es como el .COM de los años 90). Hoy empresas como Starbucks, Twitter y Google, entre otras apoyándolo, además de que hay al menos 5 razones para comprar uno ;)

Una vez tengan su blog, con o sin hosting y dominio, es hora de empezar a escribir. Nuevamente, abrir un blog y escribir un post lo hace cualquiera, pero escribir 2 o más y hacerlo de manera constante es lo que nos va a diferenciar del resto. Como al comienzo no los va a leer ni su mamá, escriban sobre lo que sea que se les ocurra. Esto para soltarse escribiendo y saber sobre qué temas se les da más fácil escribir un post. Yo al comienzo escribía supuestamente sobre política y conflicto armado, pero solo se me ocurría una idea para un post como una vez al año. Si en cambio desde que empecé hubiera adoptado la posición que tengo hoy de escribir sobre lo que sea que se me ocurra y hacerlo SÍ o SÍ una vez a la semana así esté “muy ocupado“, hubiera crecido más rápido y tendría más lectores.

Segundo error: no ponerme una meta semanal o mensual y esperar a que las ideas lleguen solas.

Una buena forma de tener inspiración al escribir es leer otros blogs. Yo leo más de 100 y me gusta leer de vez en cuando las historias que publican en Medium y las preguntas que hacen en Quora. Algo que recomiendo hacer cuando hayamos encontrado un par de blogs para seguir es dejar comentarios y compartir en Facebook, Twitter o Google+. Ten claro que aunque todos esos posts que estás leyendo son gratuitos, los comentarios y los lectores funcionan como moneda de cambio en este mundo. La idea finalmente es conocer gente con nuestros mismos intereses y no solo publicar sin saber si nos están leyendo.

Sin embargo, aunque estés dejando comentarios en cuanto nuevo blog conozcas, no te obsesiones si en los primeros meses tienes un tráfico muy bajo o nadie comenta tus posts. 

Pero no te desanimes si no ves resultados. Todo esto toma tiempo y exige mucha dedicación, y al menos en mi caso no fue de la noche a la mañana que escribí un post de 250 comentarios. Pero cuando recibas tu primer comentario, respóndelo, agradécele a ese lector y si crees que vale la pena, mantente en contacto. Son esos lectores los que ayudarán a divulgar tu blog en el futuro. Ojalá me hubieran dicho todo esto cuando empecé hace ya 6 años.

Daniel Afanador

Twitter
Correo
Imagen propiedad de Serge Kij

Sistemas de pago en Brasil, por qué les deberíamos prestar atención

Etiquetas: [Brasil]  [Economía]  [Emprendimiento]  [Sao Paulo]  
Fecha Publicación: 2014-05-16T00:00:00.000-05:00

Esta semana compré en un supermercado de Sao Paulo una tarjeta de crédito prepago por R$15, que vienen a ser $12.000 pesos colombianos, o $6.8 USD aproximadamente (Link de la empresa que las comercializa). Para alguien que haya estado en Estados Unidos puede parecer lo más normal del mundo, pues en el mercado norteamericano hay también tarjetas prepago de Amazon, de Apple, de Play Station y hasta de Domino's Pizza. De lo que quieran, mejor dicho. Allá les dicen Gift Cards. Las de crédito prepago son solo una más entre muchas (Estas últimas no son Gift Cards).

Este tipo de tarjetas por lo general viene cargada. Por ejemplo las Gift Cards de Amazon, una de $50 USD tiene un saldo a favor por ese valor. Si hacemos una compra de un libro de $10 USD, ahí se va descontando hasta llegar a $0. Esas son las tarjetas prepago, muy conocidas también en alguna época para recargar minutos al celular.

Pero también están las tarjetas de crédito prepago. Son diferentes por una razón, y es que vienen sin dinero cargado, independientemente de que, al menos en mi caso, hubiera costado R$15. Hay que activarla y recargarla en el banco. Qué gracia, ¿no? Para eso pido una tarjeta de crédito normal en mi banco y ya. No, la verdad es que el concepto es un poco más complejo. Ya sabemos que aunque los bancos prácticamente regalen tarjetas de crédito, no todo el mundo tiene una vida crediticia. Este sería motivo suficiente para que nos nieguen una tarjeta cuando la pidamos. En otros casos, algunos bancos se podrán negar a entregarnos el plástico por tener, según ellos, ingresos muy bajos.

El hecho de que una tarjeta de crédito se pueda comprar en el supermercado y la podamos cargar le permite, por ejemplo, a un padre de familia entregarle un plástico a sus hijos con dinero cargado semanalmente, y que ellos lo aprendan a cuidar desde pequeños. Si gastaron en un día lo que les debería haber durado una semana, solo así irán aprendiendo. En cambio, con una tarjeta de crédito normal esto no se puede hacer. Normalmente vienen con cupos tan grandes, que sería irresponsable dársela a un niño para que la aprenda a usar.

Pero además de lo anterior, las tarjetas de crédito prepago abren más puertas. En el caso de los que quieran ahorrar y no gastarse el poco efectivo que traen en el bolsillo, una buena idea es depositarlo y que se convierta en saldo a favor de dinero para que usemos más adelante. Claro, podemos tener una cuenta de ahorros en nuestro banco de toda la vida, pero si nos están cobrando cuota de manejo y además los intereses son insignificantes, no está mal ahorrar por varios frentes y no solo desde la alcancía. O pongamos el caso de alguien viviendo en otro país solo por un tiempo. ¿Se justifica en ese caso abrir una cuenta cuando podemos hacer lo mismo en el supermercado?


Pero en fin, lo de enseñar a los niños y a nosotros mismos a ahorrar es solo una parte de lo que les quería contar sobre por qué les deberíamos prestar atención a los sistemas de pago utilizados en Brasil, que no son solo este tipo de tarjetas. También están muy por delante en cuanto a pagos online y a pagos desde dispositivos móviles

Nos llevan tanta ventaja, que hasta comprando cerveza en la calle los vendedores cargan con un datáfono y prefieren que uno pague con tarjeta, a que les den un billete de alta denominación. He llegado hasta el punto de querer pagar solo unas fotocopias y de que me pregunten si no tengo tarjeta. O de ir lugares en los que el precio a simple vista de un producto X, vamos a decir unos zapatos, es muy bajo, pero cuando uno se acerca a mirar sale en letra muy pequeña que ese es el valor a cuotas conta tarjeta.

En Colombia hasta hace poco las únicas empresas habilitadas para hacer transacciones de pagos por Internet eran PSE y Pagos Online. Así que si uno quería montar una tienda en línea, solo tenía estas dos opciones. Ni siquiera Paypal porque no hay forma de retirar el dinero en efectivo. En Brasil de lo que me he dado cuenta es de que la competencia es más bien alta: Braspag, Moip, MercadoPago, Pagar.Me, PagoSeguro y estoy dejando varias por fuera. Ahh y funciona PayPal.

¿Pero por qué nos debería interesar que en Brasil haya más competencia que en Colombia? Primero analicemos lo siguiente: Brasil es como un país europeo incrustado en América Latina, según lo que yo he percibido. Tienen nuestras mismas costumbres, pero la barrera del idioma hace que no se sientan como parte del continente. Además su tamaño continental y los casi 200 millones de habitantes son suficiente para clasificarlos como un subcontinente. Solo el Estado de Sao Paulo tiene casi la misma población de Colombia: 40 millones de habitantes.

Según esto, un país como Brasil sirve de laboratorio antes de querer lanzar un producto en toda Latinoamérica. Aparte del idioma, el mercado brasilero reúne todas las condiciones que una multinacional va a encontrar en cualquier país que esté entre México y Argentina: pobre infraestructura, corrupción, impuestos altos, burocracia, pero sobre todo gente de la clase media y media-baja dispuesta a gastar su dinero si les ofrecen un buen producto. Por eso es que hasta hace poco una empresa que llegaba a Latinoamérica abría oficinas primero en Sao Paulo, antes que en otras ciudades del continente. Amazon, eBay, Viber y Twitter iniciaron operaciones desde Brasil inicialmente antes de su expansión. Hasta The Next Web hizo conferencia para Latinoamérica en Sao Paulo antes que en cualquier otra ciudad.

Si les iba bien, se expandían a otros países. Si el producto no funcionó, OK. Lo más seguro es que no funcione tampoco en otro país.

La cuestión de todo es que ver lo que está pasando en Brasil sirve de referencia para saber hacia dónde están yendo las ciudades a nivel Latinoamérica a nivel de tecnología y negocios. En Sao Paulo, por ejemplo, se usa Google Maps desde 2005 aproximadamente. Las direcciones son tan extrañas, que sin Google Maps uno no llega a ningún lado. Antes de eso usaban un libro del tamaño de una guía telefónica para no perderse. En Colombia, en cambio, hasta hace unos 2 años para acá la gente empezó a usar Waze, que después fue comprado por Google. Pero antes de eso era muy poca la gente que usaban Google Maps para buscar una dirección, más aún cuando Google Places hasta ahora está llegando.

El ejemplo de arriba nos puede dar una idea de cuánto tiempo pasó entre la adopción de una misma tecnología en 2 países que culturalmente son muy parecidos. Si le prestamos atención a lo que está pasando en Brasil en este momento, tal vez podamos llevar una idea de un millón de dólares a Colombia y volvernos millonarios de aquí a unos años. Quise mencionar el tema de los sistemas de pago al inicio porque es algo que creo que se va a volver cada vez más necesario, y si en Colombia solo hay 2 empresas quedándose con ese mercado, creo que hay grandes oportunidades para quedarse con un pedazo de la torta.

Empresas como Netflix, Uber, Google o Spotify le deberían prestar atención a esto y ver que hay un hueco que nadie está aprovechando: los bancos no le emiten tarjetas de crédito a todo el mundo, que es la forma como estos servicios funcionan, y hay gente queriendo usar estos servicios pero que por no tener tarjeta no lo puede hacer. La pregunta es: ¿por qué no lanzar Gift Cards o tarjetas prepago de algunos de estos servicios para llegarle al público que no tiene acceso a una tarjeta de crédito? 

La única empresa que me parece ha hecho movimientos (hasta ahora tímidos) en este sentido ha sido Bancolombia. Nos pueden generar una tarjeta prepago, pero está amarrada a nuestra cuenta de ahorros y ni siquiera es física. Solo se limitan a generar un número para ser usado en compras por Internet.


Brasil es el país de Latinoamérica al que llegan todas las buenas ideas de Estados Unidos y Europa antes que a todo el continente. Sin embargo, la barrera creada por el idioma impide que esas ideas se expandan en poco tiempo, y hasta que no se sepa si van a funcionar o no, ellas no nos van a llegar. Si les ponemos atención, como a los sistemas de pago, a todo lo que está pasando en cuanto a tecnología en Brasil, tal vez podamos exportar unas buenas ideas antes de esperar a que ellas se consoliden.

Ahí les dejo la idea.

Daniel Afanador

Twitter

Por qué es ridícula la propuesta de prohibir Uber

Etiquetas: [Bogotá]  [Ciudades]  [Google]  [Uber]  
Fecha Publicación: 2014-05-09T00:00:00.000-05:00

Me tomó por sorpresa esta semana la noticia de que en Colombia había sido prohibido el uso de Uber, la aplicación para buscar un conductor privado que nos lleve a nuestro lugar de destino. La usé un par de veces para desplazarme hacia mi casa a finales del año pasado en Bogotá y de verdad me pareció un servicio excelente. “Pero, ¿qué tiene Uber de diferente a un taxi?“, preguntarán algunos. Varias cosas. Por ejemplo, con Uber no estaríamos usando un vehículo amarillo tipo taxi, sino vehículos blancos de servicio público, al menos en Colombia, pues Uber en su página web ofrece 5 tipos de vehículos, que van desde Taxi, hasta vehículos de lujo.

La aplicación funciona así. La abrimos en Android o iOS, nos creamos una cuenta que nos pedirá un número de tarjeta de crédito y estamos listos para pedir nuestro conductor donde sea que estemos en la ciudad. Lo anterior tiene 2 ventajas. Una es que al estar asociada a una tarjeta de crédito, nunca vamos a usar dinero físico. Esto es bueno porque nos puede sacar de un problema el día en que andemos sin plata o efectivo. O también podría ser de ayuda para ahorrarnos la pregunta del taxista al final de la carrera de: “¿no tiene más sencillo?“.


La otra ventaja es el hecho de que nos recojan y nos lleven desde y hacia cualquier punto de la ciudad, algo necesario cuando uno en Bogotá está predispuesto a que la respuesta del taxista sea: “yo por allá no voy“. Y esto más aún cuando en toda la ciudad solo hay una ruta de bus que funciona las 24 horas, no hay metro y el horario de Transmilenio no se extiende más allá de la 1 de la mañana. Entonces, si además le sumamos los problemas de movilidad en Bogotá durante horas pico en que es imposible conseguir un taxi, vale la pena preguntarse: qué se está haciendo para garantizar la movilidad y los derechos de los usuarios desde el Gobierno.

Pues bien, prohibir Uber parece haber sido el aporte del Gobierno, escudados para confundir en que “la aplicación es legal, pero el servicio no lo es“. Si esto es cierto, me pregunto por qué desde septiembre pasado el servicio había funcionado sin ningún problema. ¿Le cabría algo de responsabilidad al Gobierno haber permitido que se use un servicio “ilegal“ durante 8 meses? 

Pero el problema de si es legal o no es un problema de forma. El problema de fondo realmente, y la razón por la que es ridículo prohibir Uber es que el Gobierno, como ya dije, no está pensando ni en los usuarios ni en la movilidad. Con una simple interpretación a la ley o con un tipo de decreto desde el Ministerio hubiera sido suficiente para acabar con la discusión. En vez de eso, pesó más el apoyo político del gremio de los taxistas, que vio amenazado su modelo de negocio por una aplicación que no usa casi nadie

Piensen en lo siguiente: ¿cuánta gente en Colombia tiene una tarjeta de crédito? Mucha gente, obviamente. Los bancos en Colombia prácticamente las regalan, pero tengo amigos y conocidos que aunque con dinero no usan Netflix ni han comprado jamás una aplicación para el celular simplemente porque hay que usar tarjeta de cŕedito. Si fuera por ellos, irían al banco a hacer fila y pagar en efectivo para usar estos servicios. Pero esto tiene una explicación, y es que en Colombia aún hay mucha desconfianza para entregar datos bancarios por Internet, aún más si hablamos de pagos desde teléfonos móviles.

Ahora, ¿los taxistas se sintieron amenazados por esto? Sí, el mismo gremio que en su momento les cerró las puertas a los creadores de Tappsi porque todavía creían en el poder del radioteléfono (no encontré la fuente). Si fuera por este gremio, se atornillarían a los años 30 cuando los primeros taxis llegaron a Colombia. Volvemos a la discusión de si el MP3 está matando la industria musical, a si las series y películas por streaming van a matar la televisión, a si Amazon va a matar el libro físico. Volvemos a lo mismo porque una aplicación que usa una minoría no va a acabar de la noche a la mañana el negocio de los taxis, menos en un país tan tradicional como Colombia.

Sin embargo, a lo anterior agreguémosle un ingrediente que podría realmente matar el taxi, y es que detrás de Uber está Google Ventures, que invirtió $258 millones de dólares en septiembre pasado. En esa fuerte batalla entre el taxi y Uber que de Bruselas y Barcelona llegó a Bogotá tenemos a Google que acaba de incluir entre sus funciones para llegar a cualquier destino el escoger si vamos: caminando, en carro, en transporte público o en Uber. Como decía Enrique Dans: “el taxi para Google ya no existe“. A esto deberíamos prestarle atención, como bien decíamos hace unos días, Google ha cambiado el panorama en la industria de la telefonía móvil con Android, lo está cambiando en los computadores de escritorio con el Chromebook y creó toda una industria y un modelo de negocio alrededor de un motor de búsqueda.

Con todo, a lo que quiero llegar es a que quienes se oponen a Uber por X formalismo de que un decreto así lo afirma están remando contra la corriente. Están yendo en contra de la movilidad de la ciudad y de los derechos de los usuarios a escoger el servicio que mejor les parezca. Están yendo en contravía de lo que Hernán Casciari llamaba como “matar al intermediario“, en este caso de poner en contacto a conductores con pasajeros, y donde ambas partes saben que Uber se queda com el 20% del servicio y no una mafia de los taxis que al menos en Bogotá cobra hasta $80 millones por el cupo de un taxi. Están yendo en contravía de las empresas de tecnología que cada día ganan más protagonismo en nuestras vidas, y finalmente están yendo en contravía de ofrecer un buen servicio, porque en eso se diferencia Uber de un taxi: un excelente servicio por el que uno con gusto paga más.

Por todo esto es ridícula la propuesta de prohibir Uber.

Nota: para ser taxista en Bogotá no piden ni pasado judicial.

Daniel Afanador

Twitter

Cómo sigo casi 100 blogs sin volverme loco

Etiquetas: [Blogs]  [Emprendimiento]  [Vida Laboral]  
Fecha Publicación: 2014-05-02T00:00:00.000-05:00

Acabo de hacer la cuenta, y en Feedly sigo cerca de 80 blogs. Esa es solo una de las herramientas que utilizo para informarme todos los días. Como sabrán, no veo televisión, así que dependo de una conexión a Internet para saber lo que está pasando en el mundo. Mi principal interés son las noticias sobre temas de tecnología, básicamente. Aunque sigo otros temas varios, todos corresponden a áreas tan dispersas, que no vale la pena mencionar aquí.

Pero además de Feedly, sigo unos cuantos blogs en inglés desde Facebook y desde Twitter, y casualmente utilizo DuckDuckGo (la aplicación) y Quora para leer respuestas a preguntas muy interesantes (pregunta en Quora: qué tal es vivir en Bogotá). 

(Cuidado con Quora. Puede llegar a ser muy adictivo después de haberse creado una cuenta).

Así haciendo cuentas por encima, son más de 100 blogs los que leo todos los días. Quisiera leer más (al menos libros), pero el estudio me ha hecho reorganizar mis rutinas, y aunque leo esos mismos 100 blogs, no les puedo dedicar el mismo tiempo que les dedicaba el año pasado. Sin embargo, 100 blogs, dirán muchos, es bastante información. ¿Cómo lo hago?, ¿puedo digerir tantos contenidos?, ¿me queda tiempo para otras cosas?

Sí puedo; no es tan difícil. De esos 100 blogs no todos publican todos los días, y de los que publican, no me interesa leer todas y cada una de las publicaciones que sacan. Solo las que realmente puedan llegar a interesarme, e incluso, solo las que consigan llamar mi atención desde el título son las que termino leyendo. Y aún a las que les doy click las leo hasta la mitad si creo que ya cogí los detalles más importantes. Al final son muy pocas las que termino leyendo hasta la última línea.

Aún así, he encotrado formas de organizarme y hacer las cosas más fáciles, pero creo que la más importante es haber aprendido a utilizar la tecnología RSS. "¿Tecnología qué?". No es nada del otro mundo. ¿Ven el ícono de color naranja que está en la parte superior izquierda de esta página? Ese es el ícono de una tecnología incluida en todas las plataformas de blogs como WordPress, Blogger o Tumblr para seguir blogs (perdón la redundancia) de la misma forma en que uno sigue cuentas en Twitter. El vídeo lo explica mejor.



Esto nos ahorra el tiempo de visitar uno a uno todos los blogs que nos hayan gustado alguna vez. Se ve más o menos así desde el computador:
La de arriba es una captura de pantalla de Feedly, que también tiene aplicación para Android y iOS. Lo uso desde que cerraron Google Reader. Hay otras opciones como Digg Reader, the Old Reader o AOL Reader, pero los dejo que escojan la que más les llame la atención (creo que todas son igual de buenas). 

En Feedly puedo organizar todos los blogs por temáticas, y al menos eso ayuda a saber que hay categorías que debo revisar solo una vez a la semana, así como hay otras que reviso sí o sí todos los días. El punto, independiente de lo anterior, está en aprovechar todos los momentos muertos del día: cuando me despierto, cuando desayuno, cuando almuerzo, cuando estoy en el transporte...tiempo es lo que hay. Y si por alguna razón pasaron varios días y no pude leer, no hay problema. Marco todo como leído y el mundo no se va a acabar porque no supe lo que pasó durante una semana.

Por otro lado, uso otras aplicaciones aparte de Feedly. Facebook, que es más para estar en contacto con mis amigos y familiares, lo uso también para seguir un par de blogs en inglés. En Twitter en cambio creo listas. Si, por ejemplo, quiero saber que está pasando en la industria del SEO, voy a mi lista y abro unos cuantos links que me hayan llamado la atención.

Y por último tenemos los servicios que uso muy casualmente. DuckDuckGo, un buscador del que ya habíamos hablado, tiene aplicación para Android y iOS. La diferencia entre la aplicación y el servicio web de escritorio es que este último no tiene historias interesantes. Yo en Android puedo leer noticias historias de sitios en inglés sobre temas de mi interés. 

En cuanto a Quora, aunque no es blog, lo sigo como si lo fuera, ya que uno puede aprender MUCHO. Supongamos que quiero aprender sobre Networking, emprendimiento, teología, terrorismo y diseño (yo qué sé). Quora va a seleccionar las mejores preguntas que los usuarios hacen sobre estos temas y el algoritmo de la aplicación nos las va a mostrar en un Timeline, ordenadas de acuerdo con nuestros intereses. Cada pregunta puede tener múltiples respuestas, pero son los usuarios los que votan por las mejores. Les aseguro que todos los temas que se les ocurra los van a encontrar en Quora, hasta películas, libros, juegos o series de televisión.
Y por último, me he empezado a enganchar a Medium, fundada por Evan Williams, ex Twitter y ex Blogger. Se trata de una plataforma de blogs que se ha vendido como una un servicio en el que cualquiera puede colaborar sin el compromiso de hacerse a cargo de todo un blog, que es como había sido hasta ahora. Es decir, párticipa gente brillante, que si no fuera por Medium, nunca en su vida llegaría a abrir su propio blog. A mí me gustaron estos 2 post: uno, de un hombre contando toda su historia de cómo llegó a trabajar en Google, y otra de 10 cosas para odiar de Bogotá.

Y creo que eso es todo. En resumen, los de abajo son los servicios que utilizo para seguir 100 blogs sin volverme loco:
Pero para resumirles, y que ojalá se animen a leer blogs:
  • No todos los blogs actualizan todos los días.
  • No tenemos que leer todas y cada una de las publicaciones de los blogs que seguimos.
  • No es necesario leer siempre hasta la última línea de cada post.
  • Hay servicios que nos facilitan el entrar uno a uno a todos los blogs que nos gustan.
  • Hay que aprovechar el tiempo y los momentos muertos del día.
  • Si dejamos de leer por varios días, no pasa nada.
Solo una nota final. Los invito a que lean el post que escribió mi amigo Jorge Andrés Santos sobre colombianos en el exterior en el que me entrevistó :)

Daniel Afanador

El contrapeso de Google y por qué no todo está perdido

Etiquetas: [Amazon]  [Apple]  [Emprendimiento]  [Google]  [Internet]  [Tecnología]  
Fecha Publicación: 2014-04-25T00:00:00.000-05:00

Tras mi post de la semana pasada en el que expliqué por qué, a pesar de que hace un año me propuse a no utilizar más los servicios de Google por miedo a su poder hegemónico, finalmente terminé cediendo y hoy utilizo casi todos los productos que se puedan usar con una cuenta de Gmail; me pareció percibir un pesimismo y temor entre los comentarios que recibí, como si Google tuviera un plan macabro para dominar el mundo.

No creo que las cosas sean así. Sí, Google es una empresa muy poderosa. No solo son propietarios de nuestro servicio de correo, de nuestro navegador, de nuestro buscador favorito, y quién sabe de cuántas cosas más. Ya incursionaron hasta en el mercado de la energía solar¿Hay algún mercado en el que aún no estén presentes?, pero el punto es mirar la dirección hacia la que se mueve el mundo y no creer que todo son malas intenciones. De la misma forma en que McDonalds, Nike y Coca Cola, junto a muchas otras marcas y compañías, se impusieron en la sociedad del consumo, lo mismo está pasando con Google, y eso no tiene por qué ser necesariamente algo malo.

La ecuación es tan sencilla como que si antes no había Internet, las empresas que empezaron en los 90 y 2000 a pensar en todo el planeta conectado son las que están hoy al frente del mundo y presentes en nuestra vida diaria. No estamos hablando solo de Google, sino de Amazon, PayPal, Dropbox, GoDaddy, WordPress y muchas más, junto al ecosistema de Startups que se está configurando hoy en todo el mundo. Hay quizás empresas por las que hoy nadie dé un peso y que mañana cuesten millones de dólares.

El punto de lo que estoy diciendo arriba es que más que mirar con miedo a una empresa muy poderosa porque tiene nuestros datos, entendamos que el mundo no es igual que hace 20 años y que es el curso natural de las cosas. Quizás hasta nos deberíamos alegrar de que una empresa que siempre ha defendido la libertad en la red tenga tanto poder de Lobby dentro del Congreso de los Estados Unidos.

Por lo que nos deberíamos preocupar es por si hay suficiente competencia y que una sola empresa no acapare todo el mercado. Esa era mi crítica hace 1 año, y aún lo sigue siendo, pero afortunadamente hay campos en los que otras empresas mandan y contra las que es muy difícil competir, como Netflix en las series y películas por Streaming; Pandora y Spotify en música en línea; Evernote para tomar notas; Quora para hacer y responder preguntas...y así se están creando empresas de tecnología todos los días. Google podrá incluso tener su propia versión de algunas de ellas, pero nadie puede ser el mejor en todo.

La otra cuestión es que por más que Google o Apple estén comprando compañías más pequeñas todos los días, el dinero no les va a alcanzar para quedarse con todo el mercado. Competencia siempre habrá. Creo que apenas lo empezamos a entender, ya que hasta ahora lo que hemos estado haciendo es una mala lectura del momento actual que vivimos. No hemos comprendido la magnitud de que Internet esté presente las 24 horas del día para nosotros, y lo seguimos viendo como un servicio más que llegó en los 90. Esto genera nuevos actores, nuevos escenarios y una nueva repartición del poder.

Cuando nos demos cuenta de dónde estamos parados, nos vamos a dar cuenta de que, siempre y cuando haya un contrapeso (que creo que siempre habrá), no todo está perdido

Los dejo con un vídeo publicado en YouTube en el año 2006 en el que se proyectaba para 2015 un escenario un poco caótico como al que mucha gente le tiene miedo. ¿Cuánto de esto llegó a pasar?


Daniel Afanador

Correo
Imagen propiedad de Stephen happykiddo

Me rindo. Por qué perdí mi batalla frente a Google

Etiquetas: [android]  [Blogs]  [Google]  
Fecha Publicación: 2014-04-18T00:00:00.000-05:00

Fue hace casi 1 año que Google sorprendió a la Internet con el anuncio del cierre de Google Reader, una herramienta que servía para seguir blogs, casi de la misma forma en que uno sigue cuentas en Twitter. Era muy útil, ya que nos permitía seguir cuantos blogs quisiéramos en una interfaz amigable y rápida, en la que se nos presentaba solo el título del post, la fecha y el nombre del blog. Esto ahorraba todo el trabajo de entrar uno por uno a nuestros sitios favoritos y ver si había algo nuevo. En cambio podíamos simplemente ver un Timeline con títulos, y si uno nos llamaba la atención lo leíamos sin tener que ir al sitio. Todo se podía hacer desde ahí, incluso compartir o guardar para leer después.

Aunque a la semana siguiente ya había aplicaciones que cumplían exactamente la misma función como Digg, Feedly o The Old Reader, entre un par de otras, la cuestión no era si se podía reemplazar o no, sino que Google les quitaba a 5 millones de usuarios una herramienta tan útil como lo era Gmail o Google+, y todo era por presiones de sus inversionistas tipo: "no nos está generando las ganancias suficientes". Algo increíble cuando Google vende celulares y tabletas a pérdidas con su serie Nexus.

En esa oportunidad, apoyé la propuesta de Enrique Dans de abandonar gradualmente los servicios de Google. Google había dejado de ser el 'Don't be Evil' que fue a finales de los 90, y había pasado a convertirse en el nuevo Microsoft, el dueño de un monopolio a nivel mundial. Google hoy no es solo un buscador. Es el dueño de la página de vídeos más vista del mundo, tiene 2 sistemas operativos, tiene una línea de productos para computadores, tabletas y celulares, es un gigante de la publicidad y está hasta desplegando su propia red de fibra óptica en Estados Unidos.


Google está presente en prácticamente cualquier aspecto de nuestras vidas y se ha conevrtido en El Gran Hermano que todo lo ve, pues sabe todo de nosotros si usamos Google Chrome, o incluso si tenemos una cuenta de Gmail sabe quiénes son todos nuestros contactos. Sería penoso que nuestra impresora cobrara vida y empezara a imprimir todas nuestras búsquedas cuando no estemos.



Bajo ese panorama yo también en su momento me propuse a abandonar gradualmente los servicios de Google. Solo no estaba dispuesto a hacerlo con Android, pues a diferencia de otras líneas de producto de Google, Android en su momento fue una empresa independiente a la que aún hoy sigo viendo como símbolo de lo que es una Startup. Pero más allá de eso estaba dispuesto a dejar de usar el buscador de Google, Gmail, Google+, Google Drive, Google Maps...en fin.

Hoy un año después hago el balance y debo confesar que perdí este pulso frente a Google. No pretendía acabarlo, y obviamente sabía que si fuera solo por mí no iba a generar ningún cambio real, pero sí quería sentar una posición ante muchas arbitrariedades en las que estaba cayendo Google.

Entre otras razones, creo que tendría que analizar producto por producto para explicar mi derrota. Por ejemplo, con Google Search, al intentar reemplazarlo por DuckDuckGo, me di cuenta de que hasta Bing y Yahoo! están lejos de tener un algoritmo tan potente de búsqueda como para algún día competirle a Google. Hoy TODOS los productos de Google extraen información de nosotros y con esto mejoran el buscador. Dudo mucho que Microsoft pueda hacer algo parecido con Outlook, Skype y OneDrive. O Yahoo!, aunque tenga negociaciones con Apple para ser el buscador por defecto de Safari y iOS, es posible que pueda aumentar su cuota de mercado, pero no mejorar su buscador.

Además de lo anterior, en su momento me puse la tarea de emigrar este blog hacia otra plataforma. Opté por MovableType, ya que Blogger es, también, propiedad de Google. No escogí WordPress ya que quería aprender a utilizar una plataforma nueva. Sin embargo, me di cuenta de que más que renunciar a un servicio de Google, iba a terminar perjudicado, pues cerca del 80% del tráfico de este sitio siempre ha dependido del tráfico orgánico, por más que me esfuerce en las redes sociales. Es decir, como expliqué hace unos días, de gente que busca o le pregunta algo a Google, y por alguna razón yo aparezco ahí. Si lo hacía, si abandonaba Blogger, iba a ser un desgaste inútil. Iba a perder tráfico, todos los comentarios y, lo más importante, tiempo.




Pero no todo tiene que ver con el buscador. En diciembre mientras leía el libro de SEO y Inbound Marketing de MOZ, me di cuenta de que estaba usando mal Gmail, y que lo podía convertir en una poderosa herramienta de productividad (en ese libro hay un capítulo completo dedicado a cómo usar Gmail). Todo era cuestión de aprenderlo a utilizar bien, y no solamente para enviar y recibir correos como hace todo el mundo.

Y por no alargar el asunto, porque me podría quedar explicando por qué cada servicio de Google es excelente, solo quiero resumir el por qué el título de este post en lo siguiente: aunque Google hace años haya abandonado su filosofía de 'Don't be Evil' y haya pasado a ocupar el lugar que tuvo Microsoft en los 90, toda esa información que alguna vez le hayamos entregado va a ser utilizada para hacernos la vida más fácil. Yo no soy tan simplista para decir que Google es gratis porque le entregamos nuestra información. Así sea cierto, hay algo bueno detrás y es hacernos la vida más sencilla con un producto de calidad. Si les parece que me equivoco, los invito a que usen Bing por una semana, abran un blog con MovableType, utilicen alguna plataforma de WebMail o busquen sus vídeos en MetaCafe en vez de YouTube.

Por eso me rendí y perdí mi batalla frente a Google, porque si lo hacía me iba a complicar la vida inneecesariamente.

Daniel Afanador

Correo
Imagen propiedad de Stephen Shankland

Mi respuesta a una lectora insatisfecha

Etiquetas: [Blogs]  
Fecha Publicación: 2014-04-12T14:19:00.000-05:00

Comentario de una lectora en mi post del jueves sobre creatividad, inspiración y estructuras rígidas. Decidí hacerlo acá ya que me extendí solo un poco en la respuesta, y al mismo tiempo me daba más libertad para explicar algunos puntos. El comentario fue el siguiente:

Un saludo Daniel. Sigo tu blog desde hace poco tiempo, alrededor de 3 meses. Ya me he leído muchas de tus entradas aunque no las he comentado, no tengo esa costumbre a pesar de que leo bastantes blogs y columnas a la semana. Sin embargo quise comentar ahora dado que no puedo evitarlo. La verdad es que me resulta molesto el uso que le das a la negrilla en las frases de cada párrafo, lo haces demasiadas veces, ¡es exasperante! Veo que es una costumbre que se ha arraigado últimamete en muchos bloggers alrededor del mundo, supongo que es para hacer más dinámica la lectura, que no nos de tedio leer tantas palabras "ahí regadas", y encontrar frases o palabras que puedan llamar nuestra atención. Yo entiendo eso. Pero como te podrás dar cuenta hay bloggers que utilizan esta herramienta de manera discreta y realmente útil, por ejemplo en esta entrada de xatakaciencia http://goo.gl/pCwRj1 puedes ver como se hace uso de la negrilla en la frase/palabra apropiada sin fusilar el texto a punta de resaltadores que al final no nos dicen nada relevante sobre el párrafo actual. Otra cosa también es que pones muchos enlaces... se que es importante autoreferenciar tu blog, pero hazlo con más mesura.. Sobre tus experiencias, creo que ya muchos sabemos como has escalado peldaños hasta llegar donde estás, no creo que sea necesario repetirlo tantas veces, ni siquiera para un primer lector! Perdona, se que de pronto soy la única persona que se ha fijado o quejado al respecto, solo que no puedo evitarlo... me resultan bastante interesante las ideas que abordas en tu blog, pero no quisiera tener que abrir un lector especial para enterarme de ellas. Sin mencionar que el diseño de la página está exageradamente ancho, pero bueno, es otro tema. Perdona también por eso.

Angélica

Mi respuesta:

Hola, Angélica. Antes que nada, te agradezco por tomarte el tiempo de leer mi blog, y de dejarme un comentario. Los comentarios son muy valiosos para mí, ya que más allá del número de visitas, son un indicador de que alguien está realmente leyendo mi blog. De igual forma, te agradezco por resaltar que en este blog manejo ideas interesantes :)

Por otra parte, lamento que, en cuanto lo demás, casi nada de lo que hago en este blog sea de tu agrado. Sin embargo, creo que estoy haciendo algo bien cuando veo que no todos son aplausos y felicitaciones, sino que hay gente a la que no le gusta lo que estoy haciendo y que es muy fácil agarrarse de detalles como hasta del ancho de la página para adornar esa crítica.

Uso de negrillas y enlaces


Vamos por partes, y trataré de responder uno a uno los puntos que mencionas. Empecemos con el uso de las negrillas. ¿Por qué las uso? Por 2 razones. Primero, porque sé que el usuario en Internet común, a diferencia de ti que me ha leído durante 3 meses, no se lee un post completo, ya sea porque no quiere o porque no le queda tiempo. Las negrillas desempeñan el papel de ponérselo más fácil a esos lectores, para que lean solo los fragmentos más importantes, y se lleven una idea sobre de qué se trata el texto. Si encontraran en negrilla solo unas cuantas palabras clave, o nada, no les estaría diciendo cuáles son las ideas más relevantes del post y les daría pereza leer más allá del título.

La segunda razón por la que uso negrillas, y aquí voy a hablar un poco de optimización, es que yo como Blogger no puedo pensar solo en mis lectores. Tengo que pensar también en Google, que según puedo ver en Google Analytics, me registra el 78% de las visitas desde búsquedas orgánicas. Es decir, gente que escribió una frase completa o le preguntó algo a Google y llegó a mi blog. Si yo no le diera fuerza a esas frases completas que tanto te molestan, menos gente estaría llegando a mí desde buscadores. Ese concepto en SEO es conocido como 'Long Tail'. (Mi blog tiene un Long Tail enorme, por cierto).


Pero si tanto te molesta, aquí tienes 3 posts que no tienen negrilla: este, este y este.

En cuanto a los enlaces dentro de mi propio sitio, ofrecen información que no quiero o no tengo espacio para explicar. Esto, además de darle más navegabilidad al sitio, sirve para dar a conocer entradas antiguas y que el lector permanezca leyendo más de un post. Con esto pretendo reducir la tasa de rebote que tengo en 80%. Es decir que de cada 100, 80 no pasan del primer post.

Sobre las temáticas


Y sobre tu último punto de hablar demasiado sobre los éxitos que he cosechado, (algo que solo he hecho en las últimas entradas), te invito a que leas el 'Acerca de...' de este blog, donde digo que “este es un blog personal y escribo sobre lo que sea que se me ocurra“. Ya he escrito sobre política, sobre tecnología, sobre emprendimiento, sobre economía...y aún desde 2008 sigo sin encontrar un tema puntual sobre el que debería hablar en este blog. 

Lamento que este no sea un blog de nicho, sino un blog personal que trata sobre mis intereses, y que por eso abarque todos los temas que se me ocurren. En estos meses se me ha ocurrido hablar sobre mis experiencias ya que nunca lo había hecho, y de hecho han sido los meses en los que el blog más rápidamente ha crecido el número de visitas, de comentarios y formularios de contacto como nunca antes (el gráfico de abajo muestra cómo el pico más alto de tráfico desde que tengo el blog fue desde que empecé a escribir sobre estos temas). Por primera vez llegó a haber un día en que recibí 5 comentarios en un solo día, cuando hubo épocas en las que pasaban meses en los que no me leían ni mis amigos.



Espero volver a hablar sobre otros temas próximamente, pero entiende que tener un blog no es fácil por muchas razones; la principal es que no hay algo tangible que muestre un retorno de inversión de todo el tiempo y hasta dinero invertido. Eso implica muchas veces agarrarse del primer tema que se me pase por la cabeza para escribir algo decente, más cuando tengo el compromiso con mis lectores de escribir cada viernes sí o sí. 

Para ti es más fácil criticar desde la posición de lectora y decirme que lo haga como Xataka que, si recibe 100.000 visitas en un día, son pocas. Ellos no necesitan optimizar nada porque el tráfico ya lo tienen. Los blogs pequeños estamos en una batalla de supervivencia contra los blogs más grandes, y eso explica casi todas tus críticas. 

Reitero lo que dije hace unos días de que en este blog escribo sobre lo que se me ocurra y es mi hoja en blanco para equivocarme. Si me he equivocado en todo lo que señalaste en tu comentario, lo estoy haciendo bien. Gracias por resaltarlo, y espero de todas formas trabajar en todo lo que sé que aún puedo mejorar.

Daniel Afanador

Correo
Imagen propiedad de Tim O'Brien

Creatividad, inspiración y estructuras rígidas

Etiquetas: [Emprendimiento]  [Vida Laboral]  
Fecha Publicación: 2014-04-10T23:42:00.001-05:00

Cuando empecé este blog, mirando las primeras entradas vistas a la fecha de hoy, 6 años después, me parece que apestan. Tenía excelentes intenciones, me consideraba bueno escribiendo, lo disfrutaba, pero más que escribir bien yo lo que tenía era un buen poder de convencimiento y manejo de argumentos, mas no era nada pulido escribiendo. Era un poco más como un robot sin estilo. Ese estilo que no tenía lo he adquirido leyendo blogs y sitios de noticias en Internet todos los días durante años. Y, claro, escribiendo mucho.

Para adquirir ese estilo me tomó mucho tiempo. Muchos posts que si fuera por mí los borraría y temas de los que no volvería a escribir si me lo preguntaran hoy. Un ejemplo de ello lo traigo de un recuerdo del año 2012, cuando tuve la oportunidad de ser Blogger para Agua Brisa, que es una marca de Coca Cola en Colombia. En Brasil es conocida como Crystal, y en Argentina, como Bonaqua; pero la imagen es la misma.

No sé en qué estaba pensando el genio de la publicidad al que se le ocurrió que era buena idea ofrecerle a Coca Cola un Blogger que no tenía ni idea sobre medio ambiente para que hablara de cómo podíamos cuidar el planeta. Por esa época me enteré de que en el mundo de la publicidad cuando el año se va a acabar y una marca aún tiene presupuesto para gastar, entonces hacen aprobar proyectos así sea a las patadas para que no los castiguen con menos presupuesto al año siguiente. Bajo esas circunstancias fue que resulté escribiendo sobre un tema del que no tenía ni idea.

En fin, como tenía que alimentarme, y ya no tenía excusas para seguir en la casa sin hacer nada, decidí aceptar, lo que desde un punto de vista creativo fue un error: había aceptado escribir para alguien que aún sabiendo menos que yo sobre blogs y redacción básica me iba a decir dónde iban a ir las comas. Aunque un poco exagerado lo que acabo de decir, durante unos meses tuve que enviar artículos que pasaban por al menos 4 filtros antes de que me dijeran de vuelta que le tenía que quitar o arreglar unas frases porque no se ajustaban al mensaje que quería imprimir la marca. Y luego venían los 4 filtros de nuevo.

El problema de esto era que además de que me estaban condicionando sobre cómo debía escribir, me estaban condicionando la temática. Yo nunca había escrito sobre medio ambiente, y estaba haciendo mi mejor esfuerzo. Incluso hice una buena investigación sobre energía solar hasta con entrevistas; propuesta que posteriormente fue rechazada por uno de esos 4 filtros.

A lo de arriba le sumo un detalle que me parecía de mal gusto. Me habían llevado para escribir 2 posts semanales, pero hasta ahí iba mi papel dentro la campaña. Si yo hacía alguna sugerencia o incluso preguntaba al cliente qué tal habían estado los posts, no había ninguna respuesta. Eso quizás esté bien para alguien a quien le paguen por sentarse al frente de un computador, pero en todos los otros trabajos que he tenido y demás proyectos en que he participado siempre me destaqué por dar buenas ideas y aplicarlas.

Y algo más. Las 2 partes que habían hecho la negociación, desde mi agencia y desde el cliente, no sabían dónde estaban parados si les hubieran preguntado algo sobre blogs. Hoy después de haber trabajado en SEO por más de 1 año y con mi blog que para ese momento manejaba unas 3.000 visitas mensuales, creo que les hubiera podido dar unas buenas ideas de qué hacer y qué no hacer.

Todo lo de arriba para llegar a lo siguiente: trabajar bajo un ambiente en el que me decían todo lo que tenía que hacer, no podía proponer nada y en que me tenía que adaptar a la estructura que ya existía desde mucho antes de que yo llegara, solo sirvió para bloquear mi creatividad y perder la inspiración.

Yo soy del tipo que para escribir un post como este debo tener 10 pestañas abiertas y estar haciendo 10 cosas a la vez para que me fluyan las ideas. Eso implica estar con Facebook y Twitter abiertos y a la vez respondiendo correos o comentarios del blog. Es diferente a lo que dije hace unos días de cómo ser más productivo y dejar de perder el tiempo, ya que cuando escribo las distracciones no son un problema. En cambio cuando se trata de tareas que exigen altos niveles de concentración trato de no perder el tiempo.

La anterior es una parte de la historia de este blog que no había contado, y de la que puedo sacar la siguiente conclusión: el ambiente estricto (de oficina), en el que a veces no dejan a sus empleados ni entrar a Facebook, en el que se trabaja de 9 am a 6 pm, que uno no puede acostarse un rato a dormir después del almuerzo o en que, como me pasó a mí, no dejan proponer nada...Ese ambiente solo consigue coartar la creatividad, la imaginación y la inspiración.


No estoy en contra de trabajar para una empresa o en una oficina. Ese no es el punto. Y si, de hecho, yo tuviera una empresa lo último que quisiera sería empleados queriendo renunciar. Más bien de lo que estoy en contra es de ambientes represivos que se resisten al cambio y que no reconocen que las buenas ideas vienen desde abajo. Ahora bien, si esas ideas brillantes las podemos poner al servicio de otros cuando trabajamos para alguien, ¿por qué no empezar a cultivar nuestras propias ideas en nuestro tiempo libre?

Daniel Afanador
Twitter: @daniel_afanador
Imagen propiedad de Lauren Finkel

Lo que no enseñan en la universidad

Etiquetas: [Emprendimiento]  [Universidad]  [Vida Laboral]  
Fecha Publicación: 2014-04-04T00:00:00.001-05:00


Párrafo 0: pueden saltar al párrafo 5 si quieren que vaya al grano.

La universidad, y la educación al menos en nuestros países occidentales del tercer mundo, está hecha bajo un modelo de ser educados para aprender a cumplir órdenes y hacer lo que nos digan que hagamos. La misma estructura del salón de clases con un profesor que está a una altura diferente de la de los alumnos, diciéndoles cómo deben pensar, habla mucho sobre cómo funciona nuestro modelo educativo. Se trata de prepararnos para que cuando acabemos la universidad procuremos un empleo que nos brinde seguridad económica de la misma forma en que nuestros padres lo hicieron hace unas décadas.

Para lo anterior no me estoy basando más que en mi observación tras haber pasado al menos 17 años entre el colegio y la universidad, y tan pronto como me gradué haber tenido el pensamiento de que debía empezar a trabajar porque "es lo que todo el mundo hace". Creo que lo volvería a hacer. Aprender a ganarme mi propio dinero y a comprar mis cosas me hizo apreciar más el haber tenido la oportunidad de haber ido a la universidad, porque por más emprendedor que me considere, el título profesional siempre me va a servir cuando las cosas estén difíciles y quiera ir a trabajar a una empresa. Espero algún día volverlo a hacer.

De aquí a que llegue ese momento, y mientras estudio, seguiré trabajando en algunos proyectos personales que todavía no tienen mucha forma, ni tengo muy claro cómo voy a monetizar. No tengo afán, así que lo seguiré pensando con calma. 

No obstante, para que esos proyectos funcionen, al igual que otros en los que he tenido la oportunidad de trabajar en el pasado, me hubiera gustado que la universidad me enseñara algunas cosas que se usan en la vida real, y que como dije hace unos días, me sirvieran para SOLUCIONAR PROBLEMAS, para eso es que a uno le pagan, ya sea en una empresa o en un proyecto propio.

Párrafo 5: ¿Por qué pagamos por usar una tarjeta de crédito? Porque nos soluciona el problema de pagar cuando no tenemos efectivo. ¿Por qué pagamos una comisión cuando utilizamos Airbnb? Porque nos ofrece una plataforma para alquilar nuestra casa cuando alguien venga a la ciudad. ¿Por qué WhatsApp nos cobra $1 USD al año? Porque es la manera más sencilla de comunicarnos desde un smartphone.

Lo de arriba sencillamente son ejemplos de cómo cualquier modelo de negocio está basado en ofrecer soluciones a los problemas de las personas. Pero lo que uno debe sacar de esto es cómo lo podemos escalar y aplicarlos a proyectos más realistas y que no pretendan competirle a empresas que mueven millones de dólares como Visa, a Airbnb o WhatsApp. Hablemos simplemente de abrir una empresa con un amigo y que esa empresa empiece a ser autosostenible para que nos dé trabajo a nosotros y ojalá a más personas.

El problema de crear esa empresa, en Colombia al menos,es que en la universidad, a no ser que uno haya estudiado negocios, adminsitración o contabildiad, uno poco o nada se entera de cómo se mueve el dinero todos los días. A uno no le enseñan que hay impuestos más allá del IVA y que haciendo cuentas de todo lo que uno le pagaría al Estado en cargas tributarias, ese Estado es casi que socio de uno en un 35%.

Esas cuentas las hicimos cuando en mi último trabajo después de llevar un desorden contable por cerca de año y medio de haber sido creada la empresa se nos ocurrió indagar acerca del tema, para caer en cuenta que hay que pagar 7 tipos de impuestos diferentes en Colombia: ICA, Reteica, Cámara de Comercio, impuesto a la renta, retefuente, IVA y Cree. Además hay que pagarle todas las obligaciones a cada empleado. Este artículo sobre por qué es tan difícil crear empresa en colombia lo explica con más detalle.

Si tan solo nos hubieran explicado eso cuando vimos clase de emprendimiento y en la primera clase nos hubieran aclarado que las cuentas de la empresa las debe llevar un contador y no uno mismo, creo que menos empresas quebrarían, o al menos no se arriesgarían en salir al mercado sin tener todo esto presupuestado.

Pero otra cosa que tampoco enseñan, pero por la que afortunadamente no he tenido que pasar, es que una empresa debe tener un abogado. No tiene que trabajar de lunes a viernes en horario de oficina al igual que uno, pero toda empresa debería tener acceso a asesoría legal al menos para que revise los contratos que se firman con los clientes o para que le diga a uno qué hacer cuando un cliente insatisfecho dice que lo va a demandar a uno.

La gente de Mejorando.la es un muy buen ejemplo de lo que estoy diciendo. En el vídeo explican cómo se asesoraron legal y contablemente para fundar su empresa en Estados Unidos y pagar menos impuestos que en Colombia.



En la universidad nunca me explicaron que se puede fundar una empresa en Estados Unidos, pagar menos impuestos y que para hacerlo tan solo es necesario informarse sobre leyes e impuestos. En vez de eso fui educado para cumplir órdenes y trabajar para alguien más. No estoy en contra de ello, y estaría dispuesto a hacerlo. Pero solo creo que nos deberían enseñar todos los caminos y que nosotros mismos tengamos las herramientas para escoger.

Daniel Afanador
Imagen propiedad de Tylor Long

Entendiendo el círculo infinito de 'no tengo trabajo porque no tengo experiencia' y viceversa

Etiquetas: [Educación]  [Emprendimiento]  [Universidad]  [Vida Laboral]  
Fecha Publicación: 2014-03-28T00:00:00.000-05:00

Cuando escucho a alguien decir la frase de arriba, lo que me parece es estar ante alguien justificándose de que en 4 o 5 años de universidad no hizo absolutamente nada por sobresalir o preocuparse por su futuro después de recibir el cartón. A partir de lo anterior surge otra situación curiosa: gente que recién egresada de la universidad quejándose de que pagan muy mal, que la situación está muy difícil, pero cuando uno va y mira sus hojas de vida están en blanco.

Hay empresas que abusan de lo anterior e incluso con gente con una mínima experiencia al menos en pequeños proyectos de universidad o trabajos vacacionales tratan al aspirante igual a alguien que, como ya dije, no ha hecho absolutamente nada por sobresalir. En este post me refiero a estos últimos: los realmente "sinexperiencia".

Conozco algunos que, peor aún, no se esforzaron por aprender inglés incluso cuando la universidad les dio la oportunidad. No estoy diciendo que todo el mundo deba saber varios idiomas, ni que haya que ser políglota. Lo único que alguien mínimamente preparado debería saber, si al menos no tiene experiencia, es saber hablar y escribir bien su propio idioma y poderse comunicar en inglés. Creo que si, en cambio, tiene la experiencia de la que hablábamos arriba, pero por alguna razón no tuvo nunca la posibilidad de estudiar inglés, es entendible.

No obstante, mi crítica es a los que ni lo uno ni lo otro.

Hoy vivimos una época en la que todo el mundo está a unos clicks de hacer algo por su cuenta. Abrir un blog en WordPress y empezar a escribir una vez al mes lo hace cualquiera. ¡Es gratis! Aprender posicionamiento o redes sociales para aplicarlo con la empresa de los papas, de un amigo o de un familiar también lo hace cualquiera. Solo hay que leer y aplicar. Uno puede hasta aprender inglés viendo series por Internet y leyendo páginas sobre temas que a uno le gusten

Bajo ese escenario creo que uno puede aprender algo, ¿no? Eso dejaría sin piso el 'no tengo trabajo porque no tengo experiencia' y viceversa.

Además de lo anterior, yo soy de la posición de que la universidad más que para aprender es para conocer gente, lo que llaman hacer Networking. Tengo amigos de la universidad que terminaron siendo clientes míos y profesores que me han recomendado cuando creen que puedo solucionar un problema. Como bien dice Ángel de Vivir Al Máximo: la gente te paga para que les resuelvas sus problemas

Si uno usara esos 4 años que dura la universidad para ganar experiencia solucionando problemas de otras personas, ese círculo infinito se cerraría. Porque más importante que la experiencia es la capacidad de resolver problemas. Con problemas me refiero a por qué esa empresa que vende cosméticos y tiene una página web nunca ha vendido un solo producto; por qué esta otra empresa de repuestos para autos un día abrió cuenta en Facebook y en Twitter pero no les ha visto ningún retorno de inversión. Por qué la empresa de mi papá no está apareciendo en Google ni siquiera cuando la busco por su nombre.

Si al momento de entrar a la universidad todo el mundo tuviera claro que en la vida real uno lo que va es a solucionar problemas y no a aplicar fórmulas ni teorías aprendidas de memoria, el círculo de 'no tengo trabajo porque no tengo experiencia y no tengo experiencia porque no tengo trabajo' se cerraría definitivamente. Y aquí entra el tema de por qué saber 2 o más idiomas es más que necesario. Si hablamos varios idiomas vamos a tener acceso a fuentes de conocimiento a las que no tiene acceso todo el mundo y con las cuales vamos a poder, incluso, resolver los problemas de aquellos que no hablan nuestra lengua.


Daniel Afanador
Imagen propiedad de amin_tabrizi